martes, 10 de octubre de 2017

Paracaídas de niño y de niña

En esta ocasión traigo algo muy conocido, el paracaídas de juguete, mi padre nos lo hizo a  nosotros cuando eramos niños y hoy he creado dos para Emma. Aun sin ser algo maravilloso, ni novedoso, os lo cuento porque es un modo de ilustrar perfectamente mi máxima: "para que comprarlo si puedo hacerlo en casa". A veces esta máxima no es útil porque los materiales para hacerlo cuestan mas que el producto final y tienes que andar calculando qué te merece mas la pena...Y eso es lo que quiero mostrar con esta entrada.

la típica de Ikea


Mi madre hacia lámparas de Tiffany muy chulas, pero el material que usaba era tan caro que sonaba absurdo comprarlo solo para hacer una lámpara de tanto en tanto. Por eso lo usaba para muchas otras cosas, balanceando el tema con mucho arte (nunca mejor dicho). Y es que mi madre era profesional en esto de economizar sus caprichos y gustos, y los de toda la casa. Nunca faltamos a una fiesta de disfraces con un buen disfraz hecho por ella. De alguien he tenido que aprender, ¿no? (ideas de disfraces económicos aquí)

Hoy veo que eso de hacerlo uno mismo parece algo de museo, algunos nos atrevemos pero muchos me dicen que ellos no tienen tiempo que perder...quizá porque lo pasan trabajando horas extras para pagar lo que yo prefiero crear a mi gusto.

Pues el ejemplo que traigo es el mas alucinante, en ahorro, de lo que he podido encontrar. El paracaídas de playmobil, ahora no está a la venta salvo en amazon  y cuesta unos 10€ + envío. Yo tengo 2 por 5 centimos, lo que cuesta una bolsa del super, y he tardado menos de 10 minutos en hacerlos.

Para hacerte con unos sigue estos pasos:


  • Corta los laterales y el fondo de una bolsa de plástico. Obtienes dos trozos mas o menos cuadrados, tira los laterales (o guárdalos para otra cosa que, las asas pueden venir bien para algo y así reciclas mas ¿o no?).


  • Dobla el resultado en triangulo 3 veces. 
  • El cuarto doblez es especial, pon la punta hacia abajo y pliega un lado sobre el otro haciendo encajar ambos. De modo que el triángulo restante tiene una punta que sobresale por donde debería estar recto.

  • Si te fijas en esta punta sobrante hay un pliegue recto. Corta la punta siguiendo esta marca.

  • Despliega el triángulo y tendrás un círculo mas o menos perfecto. Esto será la tela del paracaídas.
  • Corta 4 hebras de lana (o cualquier otra cosa que puedas convertir en tira, un resto de la bolsa rizado y estirado también puede valer).
  • Haz un nudo sobre otro en un extremo de cada hebra y grápalo al plástico usando el nudo gordo de tope. Repite esto en las 4 hebras.

  • Junta las dos hebras de cada lado y haz un nudo corredizo (o uno normal) en el extremo suelto de cada par.
 

  • Engancha los brazos del playmobil, o cualquier otro muñeco que no sea demasiado grande, en el nudo y tíralo desde un sitio elevado...


Ya puedes preparar tu ejercito de operaciones especiales o llevarlos de paracaidismo donde quieras.

Da gracias de que sea un fondo falso, cariño...Es de bien nacido ser agradecido 


miércoles, 4 de octubre de 2017

Inteligencias multiples

Hay, por fin pillo un ordenador!!! estuvimos de vacaciones y creí que el móvil me era mas que suficiente...pero no, no va bien para según que, y es muy desesperante intentarlo y volverlo a intentar y que no funcione.
Pero no creáis que no he trabajado, esta semana he investigado un poquillo sobre algo que suena mucho en relación a la educación: Las inteligencias múltiples



Y aquí os traigo mis conclusiones que espero os ayuden a entender mejor esta teoría y porqué se está utilizando en las escuelas y currículos escolares.


Siempre se ha entendido la inteligencia como una división entre el listo y el tonto pero Howard Gardner no lo ve tan claro y simple. Para él no es blanco o negro, el cree que "así como hay muchos tipos de problemas que resolver, también hay varios tipos de inteligencia" Gardner vio que había diferentes habilidades intrínsecas en cada uno de nosotros y que no estaban desarrolladas por igual. Lo que hace que uno sea muy bueno en mates pero un poco "merluzo" en letras (y viceversa) o muy malo en arte y muy bueno al tratar con la gente. Para él no había una sola inteligencia, sino 8, de ahí lo de multiples...Howard Gardner investigó el cerebro y su funcionamiento y concluyó que la inteligencia no funcionaba como pensábamos. (Puedes ver otros estudios sobre el cerebro aquí)

Y es que lo de "inteligencia múltiple" no es una corriente educativa si no una teoría científica del ámbito de la psicología. Su representante no es un maestro, si no un psicólogo.
Esta teoría defiende que no hay una inteligencia, si no varias. Estas son (según Gardner):
Matemática: cifras, cálculos numéricos...
Espacialidad: saber el lugar que ocupa cada cosa en el espacio. orientarse y moverse sin chocar...
Lingüística: leer, escribir, saber hablar...
Interpersonal: conocimiento del otro, de sus sentimientos, de cómo tratarlo, facilidad para empatizar (habilidad interpersonal)
Intrapersonal: conocimiento de si mismo, entender nuestras emociones y saber cómo nos afectan, sacar una lectura provechosa de nuestras propias emociones
Naturalista: ser capaces de improvisar con los recursos que nos da el medio ambiente (natural o urbano), sacar partido de ello cuando lo necesitemos
Corporal-cinestésica: conocer las posibilidades de movilidad del cuerpo, para expresar (baile, teatral...), hacer deporte (límites físicos)
Artística: Expresión plástica (pintura, escultura, colores...)


En sus teorías dice que todos tenemos algo de cada una, pero cada persona ha desarrollado mas unas que otras, porque son las que mas les van. 
Por eso, al relacionarlo con la educación, afirma que padres y maestros deben ayudar a que los niños trabajen todas para que descubran cuales son las que mas les van a ellos. Y que hay que enseñar adecuando la explicación a la inteligencia que mas les vaya a los alumnos para lograr que lo entiendan mejor y mas rápido. 
También dice que las pruebas para medir el coeficiente intelectual no son las adecuadas, puesto que se basan en las matemáticas únicamente, 

Si consiguiéramos aplicar esta teoría perfectamente en educación sería la solución al abandono escolar. Pero ¿es posible adecuar individualmente las clases? ¿cómo podría hacerse en aulas de 36 alumnos? (cuando yo iba al cole eramos 36 en clase, puede que eso haya mejorado un poco)

Opiniones que me parecen correctas

  • Enseñar usando los puntos de interés de los alumnos. 

  • Los tests de inteligencia no son adecuados (por mucho que el amor de madre diga lo contrario si el nuestro saca 190) puesto que solo analizan una habilidad, la lógico-matemática, por eso mismo tampoco creo que la prueba de acceso a la universidad sea la manera mas correcta de saber si es apto para la carrera que quiere escoger, ya que es la media de varios exámenes de materias diversas.

  • la inteligencia no es el conocimiento aprendido, si no la habilidad de resolver problemas, y Gardner asegura que los problemas pueden ser de ámbitos diferentes y que no todos somos buenos en todos los ámbitos. Ya en secundaria hay división de ramas de estudio, pudiendo escoger entre ciencias matemáticas, ciencias sociales, letras, artes, etc 

Lo que no veo tan claro

  • Convierte en inteligencia cosas que de siempre han sido habilidades sin poder demostrarlo empíricamente
  • Agrupa las resoluciones de problemas en afinidades. Si se nos da bien una habilidad la solución será mas eficiente. Cuando "inteligencia" es resolverlo y punto, no la calidad de la solución.
Dejad que os pregunte algo ¿todos sois buenos conduciendo? a mi se me da fatal lo de la espacialidad (aunque no como para ir chocándome con la gente por la calle) no se me da bien conducir, pero no por eso me quedo en mi casa. Se que transporte puedo utilizar, donde subirme y donde bajarme, y llego al destino sin necesidad de un carnet que diga que puedo moverme por el exterior.
Soy capaz de descubrir el problema (ir de un punto a otro) y doy con la solución mas adecuada (escoger un transporte con conductor)...suena algo estúpido, pero es así. No creo que la inteligencia sean mis habilidades, si no la resolución de problemas, sin importar que cosas se me den mejor que otras.
Pongamos otro ejemplo: varios náufragos en una isla. Quién es el mas listo, el que trae caza por que es bueno en lucha o tiro con arco, el que consigue desalar el agua porque sabe cómo hacerlo, el que construye una casa o el que les dice lo que hace falta y se lo encarga a aquel que sabe que puede hacerlo correctamente. Puede que esta persona no tenga aguante físico, no sepa cómo desalar el agua del mar, ni como hacer casas pero sabe resolver el problema.

A ver si sois capaces de resolver este problema:
Estamos reformando una casa, hay muchas tablas y cajas por el suelo, llega la hora de comer y tenemos lentejas ¿cómo haces para que todos coman a gusto sin tener ni un solo mueble?... ¡¡¡EXACTO!!! Oye, tu tienes inteligencia espacial, naturalista, matemática o artística ¿no? pues no necesariamente. A cualquiera se le hubiera ocurrido hacerse una especie de mesa (o una mesa de verdad, porque en una reforma hay herramientas) con los materiales que teníamos. Puede que la mesa esté mejor o peor hecha, pero el resultado es el mismo. Nos comemos las lentejas como unos señores aunque solo tengas inteligencia intrapersonal.

jueves, 21 de septiembre de 2017

Araña de papel

Este fue un taller muy sencillo que dio muy buen resultado en los miniclubs en los que trabajé (aquí y aquí podéis ver otros que funcionaron y aquí alguno que no). Se trata de una manualidad que pueden realizar niños desde 3 años con algo de ayuda, puesto que implica recortar y plegar papel. Suelo recomendarlo a partir de 4 años, ya que su control manual es mayor que el de 3, hasta casi los 10 años dependiendo de la utilidad que le demos y la libertad que les dejemos a la hora de escoger cómo decorarlo y con qué.
Con esto practican y desarrollan motricidad fina (los dedos y las manos), el trazo, la imaginación, la creatividad y, si mientras lo hacen charlamos con ellos de nuestras cosas, y de las de ellos, también la expresión oral, vocabulario, dotes sociales y conversacionales y la relación que tengan con nosotros.
La actividad es de lo mas barato y puede darnos mucho juego, pero lo mejor que tiene es su sencillez.

Consiste en crear unos animales con patitas móviles muy simpáticos. Yo suelo hacer arañas pero pueden valer gusanos, mariquitas, mariposas...


Qué necesitas...

  • Cartulina
  • Pegamento en barra
  • Tijeras
  • Colores (ceras, lápices o rotus)
  • Imaginación

Cómo hacerlo...

Prepara dos cartulinas del color que los peques quieran, siendo una araña debería ser negra o marrón pero, si hay delfines rosas en el amazonas, porque no va a haber una araña del mismo color.

Dibuja el cuerpo, yo lo hice con piquitos simulando el pelo, pero puede ser redondo...o cuadrado, total, nadie sabe como son las arañas rosas de tu casa.

Recórtalo y recorta a continuación, 2 tiras de cartulina de unos 35 cm por 1cm (largo y ancho), por cada pata que quieras hacer. Las arañas tienen 8 patas, normalmente, pero no hay porqué hacerlas todas. Dependerá de las que nos quepan en el cuerpo que hemos recortado y de las que queramos hacer. Yo intento que quepan al menos 4, así que necesito 8 tiras.
Estas tiras pueden ser del mismo color que el cuerpo o distinto, incluso podemos combinar dos colores por pata poniendo cada tira de uno.


Toca hacer la cara de la araña, y ahí tenemos mucha variedad. Desde dibujarla sobre el cuerpo, hacerla en un papel, recortar y pegar las partes en su sitio, pegar este papel entero, o añadir cosas como ojos bailones de los chinos (ojo, hablo de la tienda, no del dependiente...), palillos o...imaginación al poder. Si son mayores dejarles escoger, podrían incluso pintar algodón y cubrir el cuerpo con el para que fuera mas peluda.



Ahora llega la parte mas complicada, repetitiva y algo tediosa...donde podemos sacar nuestras dotes parlanchinas a relucir, para que no se enteren de lo cansino del momento. Llega la hora de hacer las patas...




Coge dos tiras de cartulina, colócalas haciendo L, y empieza a doblar la que está abajo sobre la que está arriba, pasando toda la tira al otro lado. Es decir, si está abajo señalando a la izquierda pásala toda hacia la derecha. La idea es hacer un muelle, o doblarla en acordeón... como queráis llamarlo.
Para los mas pequeños es prudente sujetar ambos extremos en su sitio con celo, de modo que la L no se deshaga.



Añade ahora los detalles que falten con material que tengas en casa. Puedes ponerlo todo junto en una bandeja para que, llegado el momento, todos puedan ver lo que hay e imaginar cómo usarlo.
Cosas que pueden pasar: que doblándola, sin darse cuenta, giren la pieza y sigan doblándola por el lado incorrecto. Son cosas que nos pueden pasar a nosotros también, pero nosotros aguantamos mejor la frustración y el fracaso, no les infravalores por que les ocurra. Podemos avisarles de que eso puede ocurrir y, si se da el caso, confirmar que les entiendes diciendo que a ti eso te ha pasado en otras ocasiones... un sin fin de veces, que es muy normal que ocurra y que solo hay que dar marcha atrás un poco para continuar desde donde aun estaba bien, animándoles con ello a seguir adelante.
Si tu hijo calcula la cantidad de trabajo que ha hecho uno y el otro, si es importante para él que hagáis la misma cantidad de patas, puedes acordar hacer la mitad cada uno o dejar el dibujo de la cara para después de las patas y, cuando acabe la primera (o una parte de esta), como si acabaras de pensar en ello, decirle que dibuje él la cara a su gusto mientras que tu terminas el resto de patas para que quede la araña (o el animal que sea) como a él le gusta, Quítale importancia al trabajo de las patas para dar le mayor protagonismo a la cara del animal en cuestión. Así podréis acabar sin sufrir arrebatos de ira o frustración.

Otro bichito que nos quedará muy bien es el gusano. Para hacerlo recorta tantos círculos de cartulina como largo quieras hacerlo y las tiras para las patas (2 para cada pata) algo mas cortas que para la araña

Pega los círculos, uno detrás de otro, por los bordes. Si los pones de modo que hagan ondas, parecerá un gusano en movimiento.


También podéis hacer una abeja (un óvalo pequeño y una lagrima amarilla un poco mas grande)


y una mariquita (medio círculo) ahora que está de moda Lady bug. Aunque esta no salió muy bien, quise probar a hacerla de frente y no queda mucho sitio para la cabeza, así que ya sabéis... hacedla de lado


Preguntarles a ellos que mas bichitos se les ocurren y cómo creen ellos que podrían hacerse. Seguro que alguna idea te darán y que te sorprenderán con su inventiva.

Por ejemplo, ahora se me ocurre que estas patitas quedarían genial en un rollo de cartón del papel higiénico como cualquier cosa, insecto, animal grande, o persona.
¿qué otro bichito se os ocurre a vosotros? ¿Cuál de estos ejemplos os gusta mas?.

En breve subiré un pequeño vídeo al canal de youtube donde podréis ver el paso a paso.



miércoles, 13 de septiembre de 2017

Actividades para un largo paseo

Teníamos que ir a hacer un montón de recados y no quería fastidiarla la tarde con un aburrido paseo de un lado para otro. Así que entré en Pinterest y busqué entre las actividades que tengo guardadas.
Encontré un scavenger hunt, que se trata de un busca y encuentra en la vida real. Imprimir o dibujar una lista de cosas que debe buscar en el recorrido que vayamos a hacer. Ellos solo tienen que marcar con un lápiz los que vayan encontrando por el camino.



Este juego cumple el objetivo si te involucras... y juegas con ellos. Ademas puedes poner los nombres de las cosas a buscar en inglés (o cualquier otro idioma) y eso que se llevan extra. Ten en cuenta que si no saben leer deberás incorporar imágenes.
En Google imágenes tienes muchísimas hojas de scavenger hunt para imprimir pero también puedes crearlas tu mismo con formularios de google, por ejemplo, y podrás poner diferentes temáticas en una misma hoja, añade casilla de verificación a las imágenes insertadas y en vista previa imprime la hoja.

Parece una tontada, pero es muy cansino pasar la tarde con quejas como "cuando llegamos" y "porqué no hacemos otra cosa y dejamos eso para mañana". Emma suele decirme mucho esta última cuando la digo de ir o hacer algo que a ella le parece aburrido.
Es verdad que no siempre tenemos que hacer lo que ellos quieren, a veces hay cosas mas importantes que pasarse el día jugando, o viendo la tele, y si no nos queda otra que llevarlos con nosotros tendrán que aguantarse y venir. Pero mi casa no es una dictadura y ella también tiene voz y voto, y podemos dialogar y arreglar el problema. Solo tiene que hacerme saber su opinión de un modo adecuado y estar abierta a sugerencias, igual que yo. Se que hacer recados durante toda la tarde (o gran parte de ella) es un rollo para Emma, y que no podemos dejar de hacerlos porque a ella no le guste. Sin embargo en ningún lado dice que, como el padre/madre manda el niño debe callar y agachar la cabeza. Es verdad que mucha gente opina que es así, pero están equivocados. Es mucho mas bonito enseñarles a expresar sus opiniones libremente, sin faltar, y que son tomadas en cuenta. Que no nos da igual lo que ellos piensen o sientan y que hablando es como se solucionan las cosas.

ir de Diva o dueña...
...lleva a esto
La dije que teníamos que ir a hacer recados, que no se podían aplazar y que iríamos a pie...(lo que significa que será largo) pero que aprovecharíamos para jugar a lo que juega Pepa Pig cuando van de excursion en tren con el cole  (un libro que tenemos). ¡¡¡Había que encontrar las cosas de la lista, igual que Pepa!!! Ella asintió con la cabeza, no era el plan que mas le hubiera gustado pero al menos jugaríamos a algo y no se le ocurría nada mejor para hacer mientras andábamos.

La verdad es que no fue algo muy emocionante pero fuimos entrando en la actividad poco a poco y acabamos algo decepcionadas porque había que buscar nubes y justo ese día no había ni una, había llovido los últimos dos días y había estado muy negro de nubes pero...ya no quedaban. Al final dimos por valido el hilo de humo blanco que dejaba un avión (haciendo un scategoris: "aceptamos barco como animal acuático").
Tampoco pudimos encontrar la mariposa, y eso fue lo peor, a ella le encantan y tenía muchas ganas de poder marcar su casilla. No lo conseguimos. Volvimos a casa con el amargo sabor de la derrota, mas ella que yo, porque yo jugaba con ventaja: Vale, no hemos encontrado la mariposa pero se que le ha gustado el juego y que la próxima vez querrá jugar de nuevo. Mi objetivo estaba cumplido, o casi, a falta de mariposa.
 La próxima vez tendré un premio preparado para sorprenderla.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Mamá, que ya volvemos al cole!!!!!

Se acaba Agosto, empieza Septiembre, en muy pocos días los niños vuelven al cole...¡¡¡Por fin me dan vacaciones!!! o casi, porque la casa no se limpia sola, ni se ordena u organiza, y hay que hacer lo que sea para que los niños salgan a tiempo de casa camino del cole, no me van a quitar ni un segundo de descanso, desde que la puerta del cole empiece a abrirse, Emma va "pa dentro" en lo que tardo en patearla...jajajaja


Está claro que no es así, (patear niños es razón de cárcel). La echaré de menos cuando no esté, en esas horas que pasa en el cole me doy cuenta de que no está todo el rato...Y es que solo en esos ratos soy del todo consciente de la de cosas que no puedo hacer cuando está. Salgo a correr, salgo a tomar un café con amigas, limpio todo lo que puedo en un ratillo (que casi llega a la hora) y después a vivir.
Y queridas, no os sintáis mal, es lo que os habéis ganado. Tras unas vacaciones escolares en las que, si no trabajas, disfrutas de tus niños cada dos segundos:
"Mamá, jaimito me ha pegado, y no me deja jugar tranquilo!!!"
Has pensado un millón de cosas para hacer y donde ir, te has tragado dibujos a mansalva (raro es la vez que has visto tu serie favorita, te perdiste lo mas interesante de ella) Todo con amor y por amor a tus hijos y por eso, cuando vuelven al cole, es tu momento.
Pero no te relajes demasiado porque el madrugón para llevarlos, las carreras a la hora de comer (si no se quedan al comedor), y volver a buscarlos a la hora de salida para ir al parque, extraescolares en la otra punta...

Mamás no os confundáis, aunque parece que nos dan "vacaciones", no es así, si no todo lo contrario.
Lo único que ocurre es que cambiamos de tercio. Así como lo lees.
A mi los cambios me aterran, pero este me resulta emocionante. Revivo con ella mis años mozos de inicio de escuela.
Vi esta mañana un email, en mi bandeja de correo personal, de la revista ser padres (ya la he sacado a relucir en otras ocasiones) tenía 3 artículos sobre el inicio de escuela que venían a ser lo mismo...Como lograr que nuestros pequeños disfruten ese momento como algo especial y cuando llegue la hora de la separación (momentanea) no sea un mar de lágrimas, ni se nos abracen a los pies mientras nos vamos.
Es verdad que los "novatos", los que entran nuevos a P3 (1º año de preescolar, infantil, o como lo llaméis) lo tienen mas difícil. Es un momento muy duro para algunos...Pero todos sufren la misma situación, solo que cada uno lo vive a su manera. Mi hija entra en primaria, ya está deseando ver a sus compis, pero aun así, hemos pasado todo el verano pegadas la una a la otra y, pensar que ahora no lo estaremos, es un poco triste para ella. Mi pollito crece y ya no entra por la puerta de los pequeños, el 12 de septiembre irá por donde entran todos los grandes y eso impresiona bastante.
Por mucho que quieran tirarse el pisto los de "ser padres" la mejor manera de conseguirlo, la única cosa que puedo hacer y que funciona es ser comprensivo, si señor, ponerse EN sus zapatos (ojo remarco el "En" para que no te pongas sus zapatos que no te van a caber, no me seas hermanastra) EMPATIZA. Entiende lo que ellos sienten, y te comportarás como ellos necesitan.
De nada sirve que les hables del cole, que les compres la cartera, los estuches, el uniforme y la ropa nueva si suenas como la caja registradora "su compra, gracias".


Este proceso puede ayudarnos mucho a gestionar sus emociones ya que pasará del miedo a la separación, a la emoción de una nueva aventura. Estará receptivo a otros comentarios como que les hables de los compis que hace mucho que no ve, y de su profe... Preparar el momento empieza desde ya.
Cuando estéis ante la puerta del cole no sintáis prisa por despacharlo, hacer como otros días, no pasa nada, no os separáis para siempre es solo un ratillo de nada. Un beso, un abrazo un "diviertete mucho, saluda a Paquito de mi parte, luego te veo y me cuentas". Y luego volved a tiempo, no tarde, y preguntarle para que el "luego te veo y me cuentas" no se quede en agua de borrajas. ¿Recuerdas qué te gustaba a ti que te dijeran? o ¿qué te hubiera gustado? Esa es la mejor manera.
Y lo es tanto si empieza como si ya lleva varios años. 3 meses con los papis es casi una vida y 3 horas sin ellos es aun mas largo. No olvidéis que los niños entienden fatal el reloj y el paso del tiempo...
Muchos tendréis que ir a trabajar después de llevarlos al cole pero no tengáis prisa cuando lo hagáis, mi madre decía mucho lo de "vísteme despacio que tengo prisa". Cuanto mas estrés vea que tienes mas miedo tendrá.
Tener en cuenta que somos su persona de apego, es decir, que nos quiere como si fuéramos la única persona del mundo, la única que puede ayudarle y hacerle compañía cuando lo necesita. Y, de repente, nos tiene que dejar sin saber qué va a pasar con nosotros, ni que va a ser de él.
Si lleva años yendo al cole entiende que el va al cole y tu a trabajar (o donde sea), y luego vienes a buscarle. Si es nuevo no sabe todo eso ¡¡¡porque no le ha pasado nunca antes!!!.


El lo asumirá según las señales que reciba de tus emociones. Ve tranquilo, y si se cuelga de tu cuello... sigue tranquilo, no importa que haya otros padres/madres mirando, todos lo entienden, y si no es así, pobrecitos, que son padres sin saber lo que es eso, (que dios les pille confesaos). Empatiza en todo momento.
Date cuenta de que eso es lo normal y de que lo raro es que no pase. Paciencia, seguridad y empatizar son las tres cosas que necesitas para que la "entrega del paquete" vaya mejor. Respira hondo si te sientes mal, y habla con él tranquilo, dale mimos y, diga lo que diga la profe de la entrada, no hay tanta prisa, ni tanta importancia por que se pierda 10 minutos de clase, es el primer día y del primer año, los 10 primeros minutos estarán todos llorando y no se hará nada interesante... Ahora, tampoco hay que alargarlo innecesariamente. A veces la única forma es que la señorita se lo lleve en brazos, aunque sea llorando. No te sientas mal entonces, pronto empezará a jugar y a pasárselo bomba con sus compis nuevos y cuando regreses a por él pregunta "¿qué tal te lo has pasado, jugaste a las muñecas/coches, has cantado, has pintado...?" pregunta por actividades concretas, que él pueda responder si o no, y si le apetece dar detalles. Si está enfadado contigo déjale que lo esté, ya se le pasará, tiene tanto derecho a expresarlo como tu. Eso es duro, pero no es eterno. A los niños los enfados les duran lo que tardan en encontrar otro juego mejor.
Lleva un de sus juguetes favoritos al ir a buscarle, para que lo enseñe a sus compis al salir y verás como del enfado no queda nada.
Si tenéis niños en cursos mas elevados, cuando ya hay que gastar millones de euros en libros de texto, podéis leer una entrada anterior aquí, para gastaros menos y dar con los libros a tiempo y a menor precio, ademas de otros consejos y mas información del tema en esta otra, y en esta algunas ideas para los nuevos.
Sin mas que disculparme por la tardanza, y por el hecho de no haber terminado aun el kamishibai que os prometí, os dejo aquí un vídeo que me ha gustado mucho sobre cómo podemos acabar nuestro día para ayudar al niño a pensar en positivo y para hacer espacio al recuerdo de las cosas buenas y bonitas, puesto que las malas se recuerdan con mucha facilidad. Tengamos una razón para recordar las buenas con el frasco de la felicidad. gracias a "Guia del niño" y a Elsa Punset.



miércoles, 23 de agosto de 2017

Cuentos en kamishibai

Como lo prometido es deuda hoy por fin os traigo una herramienta muy útil para contar cuentos:
El kamishibai o teatrillo japones. Hace bastante que os contaba como hacer un teatro de sombras y, en la reseña que hice de este en la página de manualidades del blog, os hablaba del kamishibai prometiendo (o casi) que haría uno.
Antes de pasar al paso a paso os contaré un poco de historia.

Kamishibai es "drama de papel" en japónes, es el modo en que se contaban los cuentos en los templos budistas de Japón del siglo XII, donde se usaban pergaminos con texto e imagen. Resurgió en los años 20, tras la crisis económica, como modo de ganar algún dinero. Lo llevaba en la bici un señor que, o vendía golosinas y lo usaba para atraer a sus clientes, o era un cuentacuentos que se ganaba unas monedas vendiendo golosinas al acabar...Depende del lugar donde lo leáis.
La cosa es que se trataba de una caja de madera donde se exponían unas láminas de dibujos para que el señor de la bici mostrara el cuento que contaba, tras hacer sonar un instrumento ruidoso (carraca o tablitas de madera). Era simplemente un modo práctico de llevar y contar los cuentos.

Sin embargo, cuando te cuentan un cuento con él no ves una caja de láminas, si no una ventana mágica al país de los cuentos. Porque esa es la forma que tiene, de ventana.

Después de investigar un poco en Internet he encontrado varios sitios donde venden el kamishibai de madera y los cuentos en láminas, con texto por detrás, para que puedas contarlos cómodamente. Solo que al bolsillo no le resulta tan cómodo...Ahora puedes encontrarlo en tiendas especializadas alrededor de 37€ con cuento incluido. Lo malo es que, comprando por Internet, no sabes si el cuento te gustará. Ademas no todas las láminas son de dibujos bonitos.
En "sieteleguas" dicen que no es buena idea hacerlo de cartón porque la madera es mas resistente, no se lo discuto, pero el cartón no tiene porqué romperse con tanta facilidad como ellos dicen que hará. De hecho yo trabajo mucho con cartón y aun tengo en perfecto estado juegos que hice para Emma cuando ella tenía 2 años.

La ventaja del kamishibai es que cualquiera puede dibujar su propia historia y contarla. Incluido los niños que solo pintan garabatos, puesto que nadie ha dicho que no exista un mundo en el que el rey Garabato reine sobre garabatitos...o que los principes sean rayones valientes y las princesas coraje manchas de pintura.
Para aquellos que saben leer y escribir (o los que empiezan) es algo muy llamativo de hacer y querrán ser cuentacuentos (leyendo el texto en la última lámina) o escribir su propia historia, con lo que estaremos practicando lectoescritura sin darnos cuenta.
Con el kamishibai se cuentan cuentos maravillosos, quizás, pero lo que si que es seguro es que podemos aprovechar para enseñar valores, hábitos e idiomas. En la próxima entrada, tal y como digo al final, os contaré una historia con la que demostrar esto.
La verdad es que no es mas que el cuento en láminas de toda la vida, que se guardaba en carpetas grandes, solo que para parecerse al japones han decidido meterlo en esa caja de madera tan bonita, mucho mas estética que la carpeta.

¿cómo hacer un kamishibai de cartón?

Ya hemos visto cómo hacer un teatrillo de sombras y cómo hacer un marco de fotos  y es algo muy parecido.

Necesitas: 


  • Cartón duro
  • Tijeras
  • Lápiz
  • Pegamento (rápido o silicona)
  • La primera lámina (aunque no lleve dibujo)
  • Cordel o asa de caja o bolsa.
  • Celo de papel

Desarrollo

He visto en varias webs y blogs cómo se hace un kamishibai de cartón. Y mientras copiaba su sistema me di cuenta de que había un modo mas fácil.
No hagas un teatro, haz una carpeta con ventanas.
El sistema que usan otros es el de hacer un riel detrás del marco, donde se ve la lámina como una foto, para colocar las láminas del cuento justo en el riel...


Yo tenía unas tiras gruesas de las cajas del ikea (muebles nuevos, cartones nuevos) y pensé que serían estupendas para hacer los dos rieles, pero cuando hice uno y lo coloqué en su sitio me pareció algo difícil de pegar y fácil de caer...pero ya encontraría la solución mas adelante...
Había pensado hacer el marco doble para reforzarlo y, si hacía falta, rellenarlo con palillos de brocheta. 



Así que medí y tracé las líneas para hacer dos marcos seguidos con la idea de doblar uno sobre otro.
Recorte por las lineas exteriores del marco, dejando el sobrante del cartón para hacer el asa de la maleta, y al doblar los marcos parecía el lomo de una carpeta con 2 ventanas en las tapas... 

la carpeta con ventanas en tapas


¡¡¡Para qué demonios me voy a complicar la vida haciendo los rieles!!! puedo meter las láminas dentro de la carpeta "ventanosa".
Y eso hice.
Rediseñando las ventanas del interior logré un espacio mas amplio entre los dos marcos, suficiente para doblarlo dejando un hueco para las láminas.
A continuación recorté los bordes interiores y puse los palillos de brocheta sujetándolos con cinta de carrocero (celo de papel que a estas alturas ya lo sabéis de sobra).

palillos para reforzar


Lo gracioso fue que no tenía una regla tan larga como para medir y trazar del tamaño de una din A-3 (29 X 42 cm) así que use el metro, poniendo un pie en un extremo y sujetando con una mano pude dejar la derecha libre para reseguir el borde del metro y hacer la línea...vamos, que parecía yo la Feliciti de ballerina haciendo un "Jete" a ras del suelo o un Zancudo espatarrao, que mi arte en ballet es bastante escaso.
Ahora tenía la carpeta sin nada que la cerrara (ademas de un dolor de piernas muy natural) y recordé que aun me quedaba un trozo de velcro adhesivo. ¡¡Problema resuelto!!, puedo pegarlo con silicona para mayor seguridad (no quiero que se me abra la carpeta en mitad de un espectáculo).

Como quería que fuera fácil de llevar en la parte de arriba de la maleta puse un asa de una caja de un juguete.

recorté la solapa



y desmonté el asa


Solo quedaba ponerla del mismo modo (haciendo unos cortes y metiendo los extremos del asa) en la carpeta de cartón.

las aberturas


las pestañas del asa metidas


el cierre


listo para llevar

Consejos


  • Hazlo para láminas din A4 (folio) porque es lo que mas a mano tenemos. 
  • Haz un "adaptador de marcos", un 2º marco interior, que irá por detrás del que se ve en un color distinto (aunque sea negro). Puedes hacer uno para cada medida que quieras usar. Así usas el mismo "Kamishibai" para todos. Solo tienes que copiar el tamaño del kamishibai en la cartulina, centrar la lámina que quieras usar y trazar su borde en el centro de la cartulina. Recortalo todo y colocalo entre el marco y las láminas.
  • Hay un modo mas rápido de hacer algo similar. Se trata de recortar un cartón a la medida deseada con 4-6 cms extra arriba y abajo para doblarlos hacia atrás y pegar (o mejor grapar) unas tiras de cartón en los extremos. Como en las foto de abajo:
dibuja el marco con su línea exterior e interior

pon la regla por detrás y dobla el cartón sobre ella

Haz rieles 


sujetando los rieles con tiras de cartón

Para acabar...

Aun me faltan algunas cosas, las puertas del frontal, la decoración y las láminas con una historia.
En la próxima entrada os contaré como lo acabo y veréis la primera historia. Creo que escogeré inventar la de los garabatos para que veáis que cualquiera puede hacerlo aunque dibuje como yo de mal (y esa es la 2ª razón por la que lo escojo)...




sábado, 19 de agosto de 2017

Bombones de helado de fruta

Tenía melocotón y nectarinas en la nevera que se me iban a echar a perder y Emma dijo: haz algo que no sean batidos, no?!!
La vida está hecha para aprender cosas nuevas cada día (o casi) y Emma me ofrece un sin fin de cosas que debo aprender (y poco tiempo para estudiarlas). 
Una de las que tengo pendientes, y que me gustaría dedicarle mas tiempo, es la cocina. Si, me defiendo a los fogones, aunque mas como un gato panza arriba que como una ama de casa de los años 30. Y me encantaría entrar en la cocina y salir con un pastel que tuviera buen aspecto y buen sabor...
Me encantaría entrar en la cocina y sentirme a gusto, segura de que el éxito me espera en la mesa dentro de 30 minutos, pero ni por asomo. La verdad es que al entrar en la cocina no me siento muy cómoda, los cacharros por fregar, los fogones a medio limpiar, la mesa hasta la bandera de cosas son prueba palpable del desorden que hay en casa, del que me gustaría deshacerme con un simple chasquido de dedos. Del que NECESITO deshacerme en un chasquido de dedos, por que ese es el único tiempo que tengo para hacerlo.
Desgraciadamente ni soy Samantha de "embrujada" (bewitched) moviendo la nariz, ni tan buen alumna de hogwarts como para que Dumbledore pudiera enseñarme algo. Qué le voy a hacer.
Lo que si hago es ordenar todo lo que puedo en el tiempo que tengo. y casi siempre consigo que mi cocina parezca la de otra...
En fin, estábamos en la fruta que se pochaba en mi nevera, Emma pidiendo milagros y en mi cabeza aparecieron, de repente, unas cubiteras con forma de delfín que aun no había utilizado...
Y ya está, ¡¡¡mamá tuvo una idea para conseguir que Emma y papá tomaran fruta!!!

"Si hago unos mini heladitos con el batido ya no será batido, serán helados... Pero en cuanto los vea sabrá que son fruta y yo me empacharé a delfines lo suficiente como para que greenpeace exija venganza...¿¿¿Y si los recubro de chocolate???"


Dicho y hecho.
Y sin mirar receta alguna, para evitar perder tiempo buscando la receta perfecta, me puse a ello.
Pelar, cortar y triturar la fruta no necesita receta, añadir yogurt líquido y zumo tampoco, verter la mezcla en las cubiteras, lo mejor posible y con mucho cuidado, no hacía falta que me lo dijeran (ni siquiera Google). Esperar a que se congele no es de receta, es de cajón. Ese día, en ese momento, mi cocina no era un desorden, era un laboratorio.
Pasados un par de días, los que necesite para recoger toda la cocina, comprar chocolate de cobertura (tarrinas Lidl de choco con leche) y para tener a Emma disponible, estaba segura de que si ella era partícipe se los comería como una campeona, me puse manos a la obra (mejor dicho NOS PUSIMOS).



Sacamos las cubiteras del congelador, preparamos un plato grande, calentamos en el micro el chocolate, y sacamos los delfines, poco a poco, poniéndolos en el plato.
Suena fácil, pero sacar los delfines fue bastante complicado. Eran cubiteras de silicona: "se pueden doblar y son geniales para sacar los hielos" me dijeron y si, se podían doblar, pero los delfines hay que matarlos antes...¡¡no veas como resbalaba el pez de las manos!! y ahí estábamos nosotras pescándolos por la mesa, no, es broma, (aunque alguno si paso por mesa, fueron los menos) fue difícil sobretodo porque se rompían las colas de los delfines y dejaban de parecer delfines...
Si hubiera mirado en recetas probablemente los habría pinchado con un palillo antes de congelarlos para que nos resultaran mas fácil de sacar, pero las prisas no son buenas consejeras...
Conseguimos ponerlos en el plato y empezamos a untar el chocolate por encima...era lento, demasiado lento, como para que se descongelaran con el calor del chocolate, y no se agarraba bien al delfin, ¡¡se quedaba en la brocha!! Entonces pasamos a la cucharilla y así lo conseguimos, rociando chocolate con cucharilla los delfines.
Imaginaos el aspecto de la mesa cuando acabamos, no me pude contener, tengo una afición insana con el chocolate (el buen chocolate para los mal pensaos) empece relamiéndome, pasé por los dedos y acabe dando un repaso a la mesa...Emma no salía de su asombro pero... al final, olvidó sus remilgos y me pidió que la aupara porque no llegaba a un manchote de choco que la miraba fijamente desde hacía un rato.



Esa noche, para postre de la cena, pudimos tomar bombones. Estaban algo ácidos para mi gusto, así que no digamos para ella, ademas se notaba mucho que eran batido de fruta congelado. A Emma no le gusta mucho la fruta y a papá tampoco. así que en cuanto tomo un bocadito pequeño, mas exactamente un trocito de la cola del delfín (del delfín tamaño cubito), dijo que no quería mas y papá tampoco. Así que tuve bombones durante 3 días para mi solita.
Ahora que Emma y yo nos lo pasamos genial recubriendo los bombones de chocolate, arrebañando la mesa  y grabándolo, para la posteridad y youtube.
Bueno, el objetivo que yo tenía no se cumplió, Emma no comió fruta en bombón, ¿mereció la pena el esfuerzo? para mi, por supuesto. Ya dije que ser padres no es solo cubrir sus necesidades, si no también crear recuerdos. Y este es para siempre, aunque sea porque está grabado y dentro de poco aparecera en nuestro canal de youtube.