Cuadro en 3D

Cluedo "In real life"

Estoy convencida de que todos hemos jugado alguna vez al Cluedo y de que se trata de un juego básico en la mayoría de las casas. Consiste en deducir, por eliminación, quién asesinó, dónde y con qué. Una novela de Agatha Christie sobre un tablero. Por lo visto, poner a los niños a jugar a algo que habla de asesinatos y de matar a personas no es politicamente correcto...claro que no!. Sin embargo, jugar a descubrir al glotón es mucho mas agradable y divertido. Un cluedo no es mas que un juego de pistas puesto en el tablero, y nosotras lo sacamos del tablero para entretenernos la última hora antes de cenar, poniendo un broche de oro al puente del día del trabajador.
Y hoy os traigo mi experiencia como srta. Amapola, Celeste, padre Prado, coronel Rubio, Orquidea y profesor Morado. Diría que lo mejor fue ser el culpable de haberse comido una tarta pero, de la tarta de cumple no quedaban ni las migas, así que saqué un molde de tartas y espolvoreé unas migas de galleta. Si me hubiera puesto a hacer yo la tarta, el culpable de nuestro Cluedo en la vida real no se la habría querido comer fastidiandonos el juego.
El cluedo es un juego muy útil para niños, les enseña a pensar y a ordenar las ideas. Entendiendo como ideas, claro está, los datos que recolectan durante el juego pensando co razonamiento deductivo: silogismos (si se da X entonces se da Y, o no se da Y). Es decir, si el dato está en el tablero, no está en el sobre o caja secreta.
Llevar el cluedo de tablero a la vida real puede ser tan complicado como quieras o tiempo tengas. Nosotras lo hicimos simple, porque no había mucho tiempo para preparativos.
Emma supo que algo se cocía cuando vio a mamá sacar el juego y coger todas las piezas de la caja y acto seguido desaparecer con ellas en la mano escaleras arriba..."pero que narices hace la loca esta?"
Emma es muy cumplidora, y esta acostumbrada a que haga cosas así justo antes de proponerla un juego, así que no se levantó del sofá hasta que la avisé de que ya estaba todo listo.
Si queréis hacerlo en casa, será mas divertido para vosotros si jugáis con ganas de jugar, prepararlo para hacer de árbitro acaba siendo aburrido. Aprovechar que ellos tienen mas imaginación que George Lucas y Spielberg juntos y dejarles inventar.
Yo quería sorprenderla y vaya si lo hice, su cara lo decía todo. Desde el 1º segundo el juego causó un interés tan grande que la aparté de las pantallas sin tener que pedirlo.

Que necesitas


  • Un juego de cluedo junior (en su defecto, dibuja tu las piezas: 6 personajes, 6 muebles, 1 plano de la casa y 1 ficha de jugador.)
  • 1 dado normal
  • Ganas de reírte y disfrutar
  • Detalles para disfrazarte (opcional)

Preparación

Para empezar hay que tener en cuenta que, en la versión junior de este juego, las pistas giran entorno a quién se ha comido el pastel antes de tiempo. Así que encontraremos en los personajes la pista de a qué hora se lo comió y en los muebles con qué bebida
  • Saca las fichas, hazlas tu mismo, y guarda una de cada en una caja o sobre secreto sin que nadie te vea. Debes esconder un personaje, una ficha con hora y una ficha con bebida.
  • Esconde en las habitaciones de tu casa las otras fichas, pero bien escondidas, que le lleve algo de tiempo dar con ellas. Deja una habitación sin nada, pues será el "centro de operaciones"
  • Ve a la habitación en la que no hay nada (al centro de operaciones) y coloca un molde de tarta, una bandeja, o un plato con unas migas en una superficie que se vea fácilmente. Guarda cerca la hoja de juego (esta hoja no es mas que un papel donde tachar los personajes, horas, bebidas y muebles), un lápiz y el tablero.
  • Decide el primer personaje que harás y hazte con algún detalle que lo caracterice.
  • Solo falta dar la voz de alarma.

A jugar!!!

Yo dudé si disfrazarme porque no estaba segura de tener todo lo que hacía falta y, de repente, encontré un sombrero de paja en el armario de disfraces...el padre prado ya estaba en casa, y parece que trajo la inspiración consigo porque, a partir de él, empezaron a llegar todos los demás invitados.
Lo bajé todo al baño que tenemos al lado de la cocina, junto con mi caja de pintacaras (mi maquillaje personal es muy escaso, por no decir nulo), y convertí la cocina en centro de operaciones a puerta cerrada.
Tras preparar los restos de un pastel (molde con migas) me puse el sombrero y empezó el juego:
-"Oh no!!! desde luego esto es intolerable" Dije impostando la voz
-"Que pasa, mamá?" Dijo ella entrando en la cocina y mirándome con cara rara al verme con el sombrero."¿De qué vas, quién eres?"
-"Que algún invitado se ha comido la tarta antes de tiempo y no lo puedo consentir. Yo soy el padre prado, ¿y usted señorita?"
-"soy...Luna y pienso encontrar al maleducado zampón, esto no quedará así!!!"
-"pues en ese caso permita que la ofrezca algo de ayuda, aquí tengo un plano de la casa, y una hoja donde anotar las pesquisas"
-"Si, el suelo estará lleno de las pesquisas que le cayeron al criminal"
-"¿De qué pesquisas habla exactamente?"
-"De las que suelta la tarta cuando te la comes" 
-"Querrá decir MIGAS"
-"¿y las migas no son una pesquisa?" Ahí tuve que darla la razón, no hay mejor pesquisa para encontrar a un glotón que las migas que deja a su paso aunque, fijándome en el suelo de la sala, lo iba a tener algo difícil.
-"Tire el dado, señorita Luna, si sale pares podrá visitar 2 habitaciones, si sale impares, solo una" 
Y así fue como, sin darnos cuenta, estábamos embarcadas en una aventura la mar de dulce...
Emma tiró el dado, escogió dos habitaciones y, mientras ella encontraba las pistas que yo había repartido momentos antes por la casa, el padre Prado daba paso a la srta. Amapola: Pamela dorada con plumas y unos labios rojos carmesí con una lupa en la mano. Emma...o mejor dicho, la señorita Luna, encontró las pistas con ayuda de Amapola, y bajo a tirar el dado de nuevo. En esta ocasión solo tenía 1 habitación de tiempo para cambiar de personaje y dar voz al profesor Morado con unas gafas maquilladas y una pajarita hecha con una diadema en la que había sujetado un coletero con lazo.

Fue entonces cuando Emma se dio cuenta de que los personajes con los que hablaba eran los del juego e inventó que, de algún modo (mágico o misterioso), se había metido en el juego del Cluedo y que necesitaba encontrar al glotón para salir y volver a su casa...historia digna de youtube, (que prometimos hacer mas adelante.)
Su imaginación desbordante, como la de todos los niños, embellecía y agrandaba mis ocurrencias. Disfruté mucho el juego teatral que nos había quedado, tanto que, tras pasar todos los personajes que quedaban (y después incluso de haber desvelado quién se comió la tarta), me disfracé de nuevo de este personaje zampón. Me puse migas, de las que había en el molde, por la pechera y la boca para seguir con la ficción negando las acusaciones y dejando que la srta. Luna, a la luz del día, viera los restos de la tarta en mi boca y mi ropa. La Srta. Luna tenía una razón mas para llamar a la policía (idea que por cierto fue 100% suya) tuve que pedir perdón, culpar a mi estricta dieta y prometer comprar otra, mucho mejor que la anterior, para que se apiadara de mi y le pidiera a la policía que no me llevara presa.
Afortunadamente todo se solucionó de forma amistosa y la srta. Amapola repuso la tarta, no yo, claro está. A mi me tocó barrer las "pesquisas" de la comida que aun estaban en el suelo y ponerla la cena para que se durmiera a su hora...o casi.


P . D. : por si a alguno le interesa comparto este sitio en Internet que he encontrado apropósito de este artículo. Me ha parecido muy curioso y aprovechable para algún fin de semana de lluvia. Así podremos jugar al Cluedo en vivo también los adultos.