Beauty party

Hace tiempo leí sobre una modalidad de fiesta de cumpleaños que se estaba poniendo de moda entre las niñas, hacer una fiesta de belleza o una beauty party. De hecho hay empresas de celebración de cumples que se dedican únicamente a esta modalidad. Las niñas entran en un local preparado por y para este evento. Espejos estratégicamente colocados, el rosa, blanco, oro...como colores temáticos, tules y cortinas estéticos para embellecer y sillas giratorias, camillas de descanso o esterillas etc repartidos por el local que está dividido en zonas diferentes: Zona de merienda (con mesa dulce dispuesta) de peluquería, de relax y tratamientos faciales, de maquillaje y manicura/pedicura, zona de desfile y fotocall, sin olvidar la sala de espera para niñas y padres que se sientan a charlar tranquilos, mientras ven como arreglan y atienden a sus niñas y aplauden el desfile.
Todo muy bonito, bucólico y relajado.
Y eso era lo que yo quería ofrecer, quería llevar todo eso al salón de su casa...




La decoración con telas y tules hay que colgarla en algún sitio de la pared. Y no es muy apropiado llenarle, al cliente, la pared del salón de agujeros de chincheta o clavo, En biombos o paneles con peana sería una opción viable si fueran fáciles de transportar en un coche utilitario...No es tan sencillo lograr que el salón spa vaya entero de casa en casa y cumpla, ademas, mi máxima de buscar el modo mas económico para que el precio a pagar por la fiesta no se dispare.
En fin, después de los quebraderos de cabeza, buscando cómo ofrecer este evento para los cumpleaños particulares, se queda en algo muy sencillo...
Dos animadoras (una de ellas esteticista y peluquera) ponen las batas a las niñas y llevan la fiesta en la que se ofrece maquillaje testado, manicura y peinado con tratamiento facial, pedicura y juegos (si se quiere). Para acabar con un desfile y posado en fotocall con los complementos que se incluyen.

Tenía mis dudas de que fuera a bastar, ya que no tenemos control total de lo que nos vamos a encontrar. Quizá el lugar no tenga espacio suficiente o quizá...Quien sabe

Sin embargo el sábado pasado pudimos dejar esas dudas atrás.
Un cliente quiso este pack y se lo llevamos llenas de ilusión, deseando que fuera todo perfecto, tal y como nos lo imaginamos en un principio, cuando ideamos cómo hacerla.
Rara vez las cosas salen como imaginas, pero también es muy cierto que, cuanto menos se planea, mejor acaban resultando.
Este pack es una llamada a la improvisación, a usar los recursos que tengamos al alcance y convertir el entorno desconocido en una ventaja.



Y llegamos a la casa, cargadas no, lo siguiente y empezamos a montar...la velocidad era palpable y las prisas no son buenas compañeras, pero aun así no acabó en desastre.
Una vez estuvo todo preparado y empezamos a conocer a las niñas fue todo muy sencillo y cómodo. Estábamos a gusto y disfrutamos un montón, niñas, padres y abuelos colaboraron con alegría. Se maquillaron y desfilaron.

Entramos a las 6 de la tarde y salimos a las 22h, se nos pasó el tiempo volando, y aunque fuera todo bien y quedaron muy contentos (tanto como para compartir las fotos en facebook), yo se que se puede hacer mejor, mas corto, para poder cumplir con los "rituales" típicos de un cumpleaños: tiempo de merienda, de tarta y entrega de regalos, todo a una hora aceptable y sin prisas.

Y por eso el domingo fue día de reflexión, de observar los problemas y errores como algo a mejorar, y plantear mejor el evento.

La solución mas clara era añadir una animadora mas, con la que poder repartir las tareas, e incluso realizar algún juego para entretener a los que esperan el turno. Sin embargo encarece el evento...
Al final he dado con la solución que mas se adapta, creo yo, al cliente que la encarga: Dos opciones, dos modalidades a escoger entre la mas completa con una 3ª animadora y otra económica, con 2 animadoras y menos actividades.
Así queda entonces la oferta mas complicada que he realizado por la dificultad de hacer algo digno, con una duración adecuada y con el precio que convenga al cliente:


Agradezco a Andrea, a su hija Luciana y al resto de la familia e invitadas, la confianza depositada en nosotras, y el buen trato recibido, la acogida amigable y la participación y colaboración. Esperamos que cuenten con nosotras para otros eventos y nos comprometemos, desde ya, a seguir mejorando e innovando para celebrar los cumpleaños de un modo diferente y que, aun siendo de nuevo beauty party, puedan disfrutar de algo nuevo en cada una.
También quiero agradecer a Claudia su trabajo, pues fueron 4 horas en las que estuvo muy ocupada, y demostró estar en "su salsa".