Ruta de Ladybug, sobreviviendo a París

En España hay fiesta el 6 y el 8 de diciembre y el cole escogió como día de libre elección el 7 que estaba entre medias. Supongo que porque el 9 era sábado y así tenían 5 días de descanso. ¡¡¡Qué bien nos vino a nosotros!!! Tenia la idea de este viaje desde el invierno pasado en la cabeza. Cuando mi hija demostraba un interés muy grande en Ladybug, la serie que Disney channel estrenó entonces. Y viendo las escenas y escenarios en los que transcurría se me ocurrió hacer turismo con algo de imaginación: La ruta de ladybug como si de la del Quijote se tratara y visitar cada uno de los sitios (o todos los posibles) que aparecieran en la serie.

He tardado un poco en empezar a escribir este artículo, ni si quiera he terminado de deshacer las maletas, y ya hace 5 días que volví. Estoy muy centrada en otra tarea pendiente que no quería dejar atrás. Y aunque parece que no se materializará todavía (lo que me apena bastante) es demasiada inversión para hacerlo sin saber que respuesta tendrá. Necesitaba tenerlo claro, Así que dejé todo y me centré en este proyecto. Aun estoy trabajando en ello porque, aunque tarde mas, debe salir. Y eso estuve haciendo, como podía, durante las madrugadas de nuestro viaje a París en estos 4 días de puente.


nos vamoooos!!!
El momento no era el mas adecuado como os imaginareis, y es que París está al norte de Francia por lo que hace un frío mayor que en Cataluña en Diciembre, y con este temporal que se nos viene encima estas semanas.
Vamos, que hemos pasado un frío del carajo. Carámbanos colgaban de mis orificios nasales y limpiarle los moquillos a la nena era un suplicio para ella que la rozaba el hielo que colgaba de los suyos.
Aun así ella disfrutó cada segundo que pasamos los tres juntos (por eso viajamos en invierno, para que papá también pudiera venir, tal y como ella quería) Aunque hubo un momento en que la hubiera gustado estar unos metros mas abajo (y no me refiero dirección sur, que también). Y es que subir a la torre Eiffel fue duro, durísimo (y carííísimo!!!) todo para ver París desde arriba, que menuda tontería, con el frío que teníamos abajo, y arriba ademas un viento cortante y esperando colas de 15-20 minutos quietos para subir de nuevo al ascensor que nos llevaría aun mas arriba!!!. Si no fuera porque en el ascensor había calefacción (bendito invento) ahí me iba a quedar yo quieta. Que me río yo de las horribles hogueras del infierno, solo con recordarlo.

Fue muy bonito, París es una ciudad preciosa y grande (madre mía lo que andamos, me bajó el colesterol en 3 días!!! y eso que no tomé actimel), y quitando el frío que pasamos, que ya es quitar mucho, hasta el barrio donde teníamos el hotel acabó por ser adorable. Si hasta había un Lidl!!! que ricos desayunos habrían sido si lo hubiéramos visto antes... Pero dejar que os cuente como empezó todo y cómo nos fue el viaje haciendo la ruta de ladybug.





Yo quería salir de España y llevar a Emma a ver mundo. Entonces Disney Channel sacó la serie de Ladybug a la que nos enganchamos las dos. y pensé: Oh, vaya, ¡¡¡salen lugares reales!!!.
-"Emma, ¿te gustaría ver todos esos sitios?.- Jo que si mama, sería guay que existieran y pudieras ir...-Y jugar a ser ladybug en ellos, eh?.- Buaaaa, eso sería la booomba¡¡¡" la decisión estaba tomada, solo tenía que llevarla acabo. Pero siempre creí que lo mas difícil sería buscar los lugares y preparar la ruta y el juego, no lidiar con un frío polar en el viaje.

Preparando el juego y la ruta

Empecé a buscar en el mapa de Google los sitios que había visto en la temporada 1 pero solo conocía los sitios famosos de allí (torre Eifffel, el louvre, el arco del triunfo...el moulan Rouge...) No eran muchos, y no podía reconocer otros que también aparecían. Entonces pregunté en Internet la perogrullada mas grande del mundo "lugares reales de ladybug" y encontré algo muy interesante " la wiki de fandom" (cuando yo busqué había una página con los lugares reales que después se eliminó quedando el link que os paso).
Fue como encontrar petroleo... Si clicáis en un lugar, cualquiera, veréis que os lleva a una descripción del sitio, con información mas o menos interesante del lugar, la dirección, la relación con ladybug y algún dato curioso si los hay (alguno muy curioso para los fans como nosotras), ademas de una ficha con imagen y resumen de los datos.



Con esta información me puse a crear mi ruta en Google maps... que podéis encontrar aquí .
E hice un documento, listo para imprimir, con las fichas que venían en la web. (aquí).
Después había que decidir cómo usar ese material.
Yo pensaba ir dejando sobres con las fichas (recortadas y pegadas en cartulina previamente) en los lugares que visitáramos, para que ella tuviera que buscarlas y contestar alguna pregunta que se respondiera en la ficha. Sin embargo, la idea no nos convenció a pocos días de salir. Muchos de los sitios eran demasiado turísticos y estarían llenos de gente, lo que nos hacía pensar que podrían volar los sobres, y la niña, antes de llegar a encontrarlos. Con la de cosas que se oyen hoy nos daba algo de yuyu dejarla corretear sola por el arco del triunfo o el exterior del museo del Louvre... Cierto que ya tiene 6 años, que es capaz de muchas cosas sola, pero...Descartamos esa idea y decidimos ir dándola los sobres en mano, lo que hizo que fuese mas monótono y aburrido y tenía que tirar de imaginación para meterla en situación y actuar como si fuera uno de los personajes...con ese nivel de congelación fue casi imposible, estábamos deseando acabar de todo para ir a un sitio con calefacción...pero creo que recordará en la plaza de les Voges como jugamos entre 5 y 10 minutos a ser Manon, Alia y Marinnette al volver de vencer a tormentosa, corriendo por el parque como locas en una especie de "pilla pilla" que ella había ideado. La verdad es que lo de correr con el cuerpo entumecido es difícil pero se agradece.

Ladybug venciendo a "Tormentosa"

El viaje

Una vez decidida la fecha del viaje reservamos hotel. Con booking.com fue muy fácil mantenerlo barato, filtra y ordena del mas barato al mas caro, y a ver que sale...
encontramos uno con bastante buena pinta que solo nos cobraba por 4 noches (solo alojamiento) 176€ los 3 juntos (mas o menos 14.66€ persona y noche).
El primer día, miércoles, salimos de Lloret en coche dirección París...la clave es "en coche", horrible y largo y pesadísimo y...con calefacción, así que apenas nos dimos cuenta de lo que nos esperaba y eso que veíamos los prados nevados. A la hora de comer ya estábamos en Francia (salimos a las 10 de la mañana, super pronto y rápido para "mi equipo").

Comer en Francia en carretera es cuestión de suerte... Lo mejor que podéis pedir, si no hay un burguer king o mc donalds, es un plato de jambon (que no solo no es una mezcla de jamón y jabón si no que además está bueno). En la 1ª estación de servicio que paramos tenían menú infantil "croc no se qué", pero había que coger el único menú que tenían con este, no había variedad, solo hamburguesa, patatas fritas, agua y un yogur. Todos comimos hamburguesa y no nos gustó demasiado, Emma quiso cambiar a jambón (comprando un menú de adulto) pero ya se había acabado y no hacían mas... El trato fue raro, educado pero como si no supieran como explicarnos la comida...igual fue por mi chapurreo de francés, que los descolocó. No se por qué, yo me entendía perfectamente, jajaja.
La cena fue mejor, a veces los astros se alinean como deben. Dimos con un área de servicio que tenía dos sitios para comer algo, una parrillada caríísima y un bar de carretera de pueblo. Era demasiado tarde para pillar abierto el primero y tuvimos que ir, caminando un buen rato por zonas en obras (a las 22:30h) al bar de pueblo...Fue el mejor sitio en el que estuvimos, contando la ida y la vuelta (que por la ubicación y la desgracia no pudimos hacer coincidir) Cenamos un rico jambon con patatas fritas y el personal fue muy simpatico y amable. La puerta de la pasarela cerraba a las 23h y nosotros no lo vimos, nuestro coche estaba al otro lado y el señor fue muy amable de acompañarnos para abrirnos la puerta, con el frío que hacía y él sin abrigo y ademas contestando mi francés y sonriendo.

Al final llegamos a París y localizamos fácilmente nuestro hotel, es genial que los hoteles tengan tan fácil acceso desde la autopista, me alegré mucho de no habernos perdido, barato y fácil de llegar, el ibis budget empezaba a parecer el lugar ideal.
Pero solo unos segundos, al dejar la autopista y girar según el mapa nos encontramos en un barrio que te gritaba "¡Echa los seguros, echa los seguros!" bueno, creo que esa era yo, no el barrio, pero de verdad que daba miedo. Mi barrio de niña no era un lujo, pero este era aun peor, o eso me pareció a mi cerca de la 1 de la madrugada viendo pasar yonkis en parejas o tríos delante nuestra.

Esto es lo que vimos nada mas girar bajo la autopista
Miedo me dio de pensar como sería el hotel y de que no había tenido tiempo para mirar la zona, el transporte, ni otras informaciones necesarias para que no nos gastáramos mas cuartos de los necesarios. Datos para los que os dejaré, mas abajo, enlaces de interés.

Por fortuna, el hotel no era un desastre y desde el cruce anterior la calle mejoraba. El personal de noche era majo, el de mañana dependía de quién te atendiera. Pero como nos levantamos muy tarde, salimos con cierta prisa buscando un sitio para desayunar y de ahí al metro camino del centro.
El desayuno es carillo, 9-10€ por 2 cafés americanos, un colacao y 3 croisans, si me cobraran eso en España me llevaría la mesa y la silla de recuerdo.

Cerca del hotel se cogía la linea 13, azul claro, que iba a Los Campos Elíseos. Pero hay que cogerla con cuidado, es una línea que se bifurca antes de llegar a la parada del hotel, así que pasan dos diferentes por el mismo anden. Hicimos trasbordo a la amarilla, línea 1, para ver el arco del triunfo.

El metro es lo que mas la gustó


Y ese fue nuestro recorrido el día 1:
Arco del triunfo (aqui podéis ver precios y demas), bajar a los campos elíseos, palacio del Louvre, museo del louvre (por fuera), puente de las artes, vuelta hacia el ayuntamiento y calle Rivoli hacia el mc Donalds para comer. Fue una paliza tan grande que al acabar, mientras intentábamos decidir a donde iríamos al salir del mc donalds, Emma se nos adelantó. Por ella volvíamos al hotel, y nos lo dijo de un modo muy original...¡¡Durmiéndose en el banco acolchado del mc donalds!! Angelico, estaba muerta de cansancio, y solo hacía 5 minutos que nos pidió, de nuevo, ir a la torre eiffel...Bueno, evidentemente lo dejamos para el día siguiente.



En cada sitio de la serie que pasábamos la entregaba un sobre con la tarjeta para que ella supiera que sitio era y ubicara la imagen (siempre que se podía) diciéndonos que parte del edificio se veía, en qué episodios recordaba haberlo visto y que malvado aparecía. Me hubiera gustado hacer alguna escena del episodio con ella pero el frío era tal que ninguna de las dos quería tardar en volver al calor del metro (había calefacción ademas del calor humano) recuerdo la alegría al pasar sobre un respiradero del metro, lo compartíamos como familia bien avenida, seguro que pareceríamos tipos raros parándonos en ellos como si fuéramos fichas del juego de la oca, pero solo recuperábamos nuestros miembros. Por si el frío no fuera bastante, nos chispeó y nos llovió a raudales, así que Emma es una campeona de mucho cuidado.


figuras de Lego en campos eliseos

Tengo que decir que no pensamos en el frío hasta que lo sentimos en nuestras carnes, aunque a mi se me ocurrió echar al bolso mi gorro peruano y unos guantes de lana que por fortuna aun estaban en él al salir del metro. Cuando Emma tenía frío se los ponía y cuando entraba en calor me los prestaba un rato. Así pasamos los días, compartiendo cama, bollos, juegos, frío y gorros.
Otra cosa que tengo que deciros es que fuimos un poco tontos, sobretodo yo, tenía el mapa preparado en google maps y quería usarlo desde el movil pero...se nos olvidó pedir la tarifa roaming...juas, juas, juas, no podíamos acceder a Internet por la calle, ni llamar en ningún lado. Menos mal que mi marido se descargó el mapa del viaje hasta el hotel antes de salir de España si no nos hubiéramos perdido seguro.

Obelisco delante del Louvre

me gusta mamá, me llevo el louvre a casa


Dia 2:
Fuimos al lidl a por croisanes, nos los comimos por la calle y tomamos el café y el colacao en el Must café. Subimos al metro y fuimos derechos (o casi) a la torre eiffel. Lo de casi es porque teníamos que hacer un transbordo y creímos que la linea amarilla nos iba bien, pero la linea amarilla de metro que habíamos visto era mas gorda por que era una línea de tren... Si, podíamos usar nuestros tickets para esto pero yo no pensaba pagar por una parada cuando podíamos hacerlo sin dejar el metro.
Una vez en "el campo de marte" (champ de mars) salimos camino del destino principal del día: la torre Eiffel, supusimos que sería largo (sobretodo las esperas) así que no había mas que dos cosas por la mañana y una para la tarde.

Lo de la torre Eiffel os lo conté antes, frio helador, viento cortante, llovizna y calefacción en los ascensores. Las vistas estupendas, eso si, pero cuesta un ojo de la cara, los 3 alrededor de 56,30€ para ver París desde lo alto. Aquí podéis ver los precios, horarios y otros datos de interés del monumento. Lo que no os he contado es lo difícil que fue cruzar el champ de mars...Había llovido el día anterior y lloviznaba todo el día, la mayor parte del parque era un barrizal sobre el que patinar como un artista (o resbalar como un pato) al llegar al final del parque tuvimos que dar un rodeo porque había una alambrada por obras de ese tramo de acera justo delante de la torre. el rodeo nos obligaba a pasar por el trozo de jardín mas embarrado así que, en la cola de entrada, todos llevábamos un adorno pardo en los zapatos y los bajos de los pantalones pero al menos nos libramos de caer al barro.

Recógela Emma, que se manchará de barro.


Emma estaba emocionada por subir, tanto que tuve que ponerla a contar los pasos que había desde un punto a otro (desde donde estamos hasta los escalones de delante, desde los escalones hasta la vaya, desde...) y así evité que gritara como loca en la cola de la taquilla. Que todo sea por la causa, Emma recordará con cariño las garitas de seguridad (a falta de una...) nunca la habían cacheado antes y ahí no se libraba nadie, el frío tampoco creo que lo olvide y que jugó a contar pasos como boba puede que se lo recuerde dentro de unos años.


el sena desde la torre


Desde arriba vimos los jardines del trocadero, había que cruzar el puente y caminar un poco y empezaba a chispear otra vez (si es que llegó a parar en algún momento) así que decidimos verlos desde arriba, desde la torre, y seguir directamente al hotel Plaza athenea...que ¿por qué había que  pasar por ahí? Porque es un hotel que sale en la serie y por el que Emma llevaba preguntando desde que empezamos el viaje.

Jardines del trocadero


El hotel de cloe, del alcalde de París en la serie y su  hija estaba bastante cerca de ahí y había una boca de metro al lado...
Era ideal para matar el tiempo que nos quedaba hasta la comida y volver al mc donalds del día anterior a comer para estar mas cerca del louvre y entrar a ver a la mona mas famosa de París, La Gioconda. Emma la conocía ya de otro juego que os conté hace ya tiempo: un sigue la pista de las hadas de disney (aparece en la página de juegos de este blog, pero pronto tendrá su propio artículo). El hotel Plaza Athenea es muy bonito por fuera, no quisimos entrar por si no se parecía mucho por dentro al de la serie, y matar la poca magia que la quedaba a Emma en la cabeza gracias al frío. Todo lo que hacemos por mantener la fantasía a veces. Pero en esta ocasión tuve suerte, algo que me vino caído del cielo. Había empezado a llover de nuevo, y cada vez mas fuerte y cuando ya llegábamos al hotel empezó a nevar, Emma nunca había visto la nieve y que la nevara encima fue muy especial para ella, pero eso no fue lo mejor. Algo ocurría en el hotel, había una alfombra roja, limosinas alrededor, y muchos periodistas, cámaras de televisión, fotógrafos...
"¿Qué pasa mamá?  ¿Quién va a salir del hotel?" No pude evitarlo..."Jagger Stone, cariño, Jagger Stone" Emma lo negó en seguida, ¡¡¡no puede ser es de dibujos!!! pero sus ojos dudaban y no quería irse de ahí hasta estar segura...Se empezó a comer la nieve de su abrigo para poder negarle a su padre que nevaba, "que va, papá, si yo no tengo nada de nieve en el abrigo"...
No, no era Jagger Stone, era una mujer de melena larga, ondulada y tirando a rubia, acompañada de un menor con gorro y de un botones del hotel con paraguas... Se metió en la limusina blanca y desapareció entre el barullo de periodistas que la llamaban en francés...

El hotel del padre de Cloé


Mas tarde nos enteramos de quién era, una vez de vuelta en la habitación del hotel y gracias a su wifi supimos que nos habíamos cruzado con Mariah Carey: "La artista dará un concierto en parís y se alojará en el Plaza Athenea los dias 6, 7 y 8"

Después de ver a la cantante esquivar periodistas, y nieve, nos fuimos a comer al mc donalds y de ahí a ver el museo del Louvre, que ese día estaba abierto hasta las 21:45. Aqui podéis ver mas información sobre precios etc. Resultó sorprendentemente bastante mas barato que la torre Eiffel, y por supuesto mas calentito. Algo que me sorprendió es que tuviera "vestuario", si, una habitación llena de taquillas con contraseñas para dejar tus cosas y volver a buscarlas al salir. Genial cuando vas cargada con tu abrigo, el de la niña, los paraguas... Ademas hay un paragüero especial con clave para que nadie se equivoque de paraguas.

Antes de entrar al Louvre con el gorro bendito

Después de ver la sala de la Grecia clásica y algunas pinturas llegamos a la Monalisa, estaba mega protegida (ya ha habido varios intentos de robo) con un cristal antibalas y un cordón rojo a unos 2 metros de distancia, olvídate de apreciar los detalles. A Emma la hizo mucha ilusión verla pero estaba tan cansada que tuvimos que usar nuestras mejores artes para entretenerla en el museo: Mira que pose tiene esa escultura, ¡¡vamos a imitarla!!. y así fue jugando un rato pero no era uno de mis mejores momentos, la paliza de las vacaciones empezaba a pasar factura y aun quedaba un día mas en París antes de partir. Tuvimos suerte y esa tarde había un evento especial en el museo, Los jóvenes estudiantes estaban por las salas exponiendo trabajos y contando historias sobre las obras, algunos dibujaban, tumbados en el suelo, los cuadros expuestos. Emma quería pintar con ellos pero no sabia seguro si podía y entre mi conocimiento de francés y el cansancio no estaba segura de que nos fuéramos a entender... Ella se quedó con las ganas pero pronto se sacó la espinita, en el camino de vuelta iba dibujando los carteles del metro, la publicidad de las paredes, fijándose en todos los detalles. Se paraba un rato, se arrimaba observaba y dibujaba, nosotros dos esperábamos pacientemente, conscientes de que esa costumbre y ese gusto por pintar y concentrarse la vendría muy bien en su futuro escolar y en el nuestro como turtistas... Y palabra que lo haremos de nuevo y en condiciones.

Sonrío igual, y no es para tanto.


Dia 3:
Solo nos quedaba ver algo muy importante de París, algo muy disney: Notre-Dame (aquí encontrarás información). Por fuera y por dentro es impresionante, pero algo me decepcionó un poco, nada mas entrar en el templo encuentras varios puestos de venta de recuerdos, entiendo que esté la taquilla para los que quieran subir a lo alto (visitar la planta baja es gratis) pero montar un mercadillo para turistas en el mismo sitio donde la gente viene a rezar a su dios es, como poco, irrespetuoso para los que están rezando, que lo hacen con el murmullo constante de un mercadillo susurrante. ¿Tan difícil es ponerlos fuera?.



Otra cosa que me gustó mucho ver fue que Emma me pidió la libreta y el boli que llevaba en el bolso y dibujó, mientras esperábamos en la cola, la parte delantera de la catedral. Dentro nos detuvimos en una capilla mexicana y se tumbó en el suelo para dibujar los cuadros que había, no necesité hacer fotos, Emma lo pintaba todo asombrando al personal. Así que yo me he hecho un propósito firme, este año me la llevaré de galerías de arte. Puede que aun no nos compren ninguna de sus obras pero por algo se empieza, ¿No?.



Antes de entrar en Notre-Dame pasamos por una plaza en la que un señor se ganaba unos cuartos haciendo pompas...grandes y hermosas, fue un respiro para Emma que llevaba 3 días en París caminando de un lado a otro sin parar.
Al salir de Notre-dame caminamos hasta el mc donalds de siempre y después de comer, fuimos caminando a la plaza de las voges, donde merendamos y jugamos otro rato, en el mismo lugar donde transcurre "Tormentosa".




Dia 4:
Regresamos, papá se dio un buen palizón y se hizo el camino París-Lloret con una parada para comer y alguna corta para repostar. Estoy muy contenta porque tengo dos grandes en la familia, aguantar esas caminatas con ese frío, lloviendo y nevando, con solo 6 años sin rechistar a penas y portándose así de bien, es toda una proeza. Y que después de la paliza turística y el colchón barato, papá aguante al volante dejándonos en casa a tiempo para duchar y cenar antes de las 20h es toda una heroicidad, también hay que dar las gracias a redbull como sidekick.

Transportes

Aquí os traigo una información muy importante si queréis mantener el viaje barato. Esta claro que no comprar ni un solo juguete a los niños, ni si quiera un recuerdo de la ciudad, y comer de bocatas traídos de casa (hechos por mamá en su propia cocina) con el pan rancio a finales de ruta, no es la mejor manera de ahorrar, aunque si de no gastar. Que ¿cuál es la diferencia entre ahorrar y no gastar? pues la misma que hay entre ser un tipo listo o un rácano de mierda. Yo prefiero ser lo primero.

Para ahorrar hay que leer e informarse bien, por ejemplo, no voy a acabar el trayecto a la torre Eiffel en tren si puedo hacerlo en metro, me ahorraré un viaje en mis tickets aunque tenga que hacer un trasbordo mas.
Aquí podéis ver la variedad de billetes que hay en París y entre ellos hay uno muy tentador pero hay que pensárselo bien si queremos seguir siendo ahorradores listos. Se trata de "Paris visite travel pass" puedes escoger el pase para 1,2,3 o 5 días, cada opción tiene un precio diferente y te ofrece descuentos del 25% en dos puntos de relativo interés turístico y descuentos en otras entidades con las que tienen acuerdos. A nosotros nos hubiera interesado la de 3 días pero esta cuesta 26.65 cada adulto y 13.30 el niño. Nos habríamos gastado 66.60€ solo en transporte, pero nosotros disfrutamos del transporte público por 32€. No, no hicimos trampas, solo que no cogimos el "paris pass", usamos billete sencillo, "T+ tickets" compramos 2 tacos de 10, a unos 15€ cada uno, mas uno suelto que nos faltó el último día. Ojo que hay otro billete, llamado "mobilis", es interesante pero es válido a partir de las 12h del mediodia del primer día y ademas lleva foto incorporada, fecha de validez y zonas para las que es válido.

Nosotros no fuimos en metro de monumento en monumento, si no que escogíamos una zona y nos bajábamos ahí para seguir andando hasta acabar la visita y coger el metro de nuevo. Tampoco gastas tantos billetes como tendrías que gastar para que te salieran rentables otros tickets de transporte y con parte de lo que te ahorras puedes comprar algún detallito que otro para los niños y quedar como un tipo listo en vez de un agarrao...
Otro modo de ahorrar es la comida, es la ciudad mas cara del mundo en lo que a comer se refiere, un entrante y el plato principal, o plato principal y postre, en la mayoría de los restaurantes (de barrio) puede salirte por 25€ no digamos ya en los restaurantes de lujo. Aquí, para ahorrar os recomiendo ir a un super y comprar embutido y pan y hacerte los bocadillos cada día. El lidl de al lado del hotel podría haber sido nuestra salvación en este sentido pero ya digo que fuimos sin preparar en estas pequeñas cosas.
Espero que este relato os ayude a prepararos a vosotros, desde cambiar la tarifa de movil a la roaming, buscar supermercados cercanos, averiguar el modo de transporte y las ofertas de museos y monumentos y sobretodo planificar cada día con actividades infantiles, aunque sean caseras (mantenlas sencillas), bien planeadas os pueden hacer disfrutar del viaje sin incómodos "cuáaanto faaaltaaa???" tan habituales viajando con pequeños, que no tienen culpa de que nuestros intereses de adulto no sean los mismos que los de ellos.

Y con esto me despido hasta la próxima semana, no sin recordaros que aun tengo en mente el artículo prometido de cómo sobrevivir en un museo con niños. y Como no, desearos felices fiestas.



Otros enlaces de interés:
https://www.ratp.fr/en
https://es.parisinfo.com/