¡¡¡¡GALLETAAASSS!!!!


Siiiiii, he encontrado la manera de hacer galletas sin fastidiarla, por fin puedo calmar al monstruo de  barrio sésamo que vive en mi, y reírme con Emma mientras las hacemos.
Un millón de gracias a Gris de "Mis pastelitos" por compartir la idea en youtube, aunque ella las decora con frostin y nosotras, en su defecto, decidimos usar fondant.



Ya os hablé hace un par de post de esta maravilla de youtube y de unas galletas que la había visto hacer, que estaba casi segura de que me saldrían aun con mi torpeza repostera. Me faltaba poner manos a la obra para poderos contar la experiencia. El domingo pasado logramos tener todo lo que necesitábamos, ademas de tiempo (porque ganas de dulce nunca faltan), y nos pusimos a ello.

Hoy puedo decir orgullosa que quedaron estupendas ¡¡¡ALELUYA!!! Aunque muchos me dirán que estas no cuentan porque es una receta con trampa. Que os den, eso son galletas y las hice yo, :) para mi es toda una victoria, digan lo que digan sobre el truco. Si buscaba una receta mágica la he encontrado porque mágicamente se convierten en galletas.

No os perdáis el cómo las hicimos, qué cambiaríamos y cómo resolvimos los problemas.

Coged lápiz y papel o el móvil, que os digo

lo que necesitáis:

paso a paso
  • 6 magdalenas
  • 7 cucharadas de crema de cacao y avellana
  • un bol, una cuchara y una mesa
  • un cuchillo o cortador y el congelador

Como se hace:

Desmiga las magdalenas en el bol.
Añade la crema de cacao y remueve.
Termina de mezclarlo con las manos.
Sácalo y ponlo en una superficie lisa y resistente que puedas meter en el congelador.
Aplana la masa formando un cuadrado del grosor de medio dedo (entre 0'5cms y 1 cm)
Aprieta bien la masa y mételo en el congelador al menos 1 hora.
Sácalo y parte el gran cuadrado con un cuchillo o un cortador de galletas.
Ahora decora como te guste.

Consejos:

Diviértete con ellos, déjales desmigar las magdalenas. Estate atenta porque, por accidente, algunas migas irán mas lejos de lo que esperas. Sabrás que fue por accidente porque ellos las recogerán en seguida y las añadirán al bol, sin que tu digas nada. Y aquí viene el problema, algunas las recogerán del suelo, pero ya sabéis el dicho "lo que no mata, engorda o hace crecer" (aunque lo malo es que te mate).
Jugar con la crema de cacao es sano, fortalece lazos familiares y desahoga penas y enfados...así que ponerla en la nariz de mamá o papá no es razón para reñirles, si no de gritar "¡venganza!" y pringarles mas si cabe. Yo no llegue a ponerle tanto como quería, ¡¡se me escapaba la listilla!!
Hacer la masa fue mas rápido y fácil de lo que creí y lo recogimos todo en un periquete!!!. si recogimos, las dos.

Cuando prepares la superficie dura donde vas a estirar la masa no necesitas engrasarla.
Al estirar la masa, usamos la base de corcho forrado que venía con la tarta que compramos para su último cumple, pero luego nos dimos cuenta de que eso no entraba en el congelador...así que lo cambiamos a una tabla de cortar que tengo mediana y lo conseguimos (Gris usa un plato grande). La masa hay que dejarla enfriar una hora pero se nos olvidó que estaba ahí esperándonos y nos fuimos de paseo...comimos y, a eso de las 6 de la tarde, nos acordamos de que aun teníamos que decorar las galletas como los descendientes 2.


La subimos a la nevera unos 10 minutillos, justo lo que tardamos en vaciar la mesita de la sala y llevar la bandeja, para mas espacio, con la caja de 3 barritas de fondant (rojo, azul y amarillo, colores primarios -perdonad el formato de la descripción de pinturas, no he podido corregirlo-) suerte que el rojo era mas bien magenta y nos permitió lograr el morado de mal, Lo que para hacer el marrón nos costó bastante y no salió un marrón muy marrón, era mas bien gris anaranjado.



Yo había pensado hacer una decoración simple, cubrir la galleta de una lámina de fondant del color del personaje y hacer un pequeño detalle en el medio (por ejemplo mal, morado con fuego verde, evie azul con manzana roja coronada...) A Emma le pareció bien pero cuando ya teníamos las partes listas para colocar decidió que quería la cara, y el pelo también...Respira y a la faena. Yo estaba con dolor de cabeza y de garganta, quería acabar en 15 minutos e irme a acostar, pero el cambio de planes requería muchos colores mas, y mas tiempo. Así que armaos de paciencia porque puede que cambien de opinión durante la decoración.
Un modo de arreglarlo es dibujar cómo vais a decorarlo antes de empezar pero aunque lo pensé, al final no lo hicimos y con las ganas que tenía de darlas un bocao no se ni cómo me contuve mientras acabábamos de decorar,
Colocar el fondant es muy sencillo: humedece, ligeramente, el lado que vas a poner tocando la galleta. Nosotras usamos un dedito, porque es mas fácil que preparar un pincel y lavarlo después y porque controlas mas dónde lo pones y la cantidad de agua que lleva.

Aunque fue algo cansado para mi hacer la decoración nueva, he de decir que mereció la pena porque, llegados al postre de la cena, duraron poco, muy poco y nos sentimos super orgullosas las dos, de no haberla liado parda en esta ocasión. Y, por supuesto, le mandaré la foto a Gris para que vea lo que consigue con su canal. Vale no parecen haber salido de la pastelería pero el aspecto es muchísimo mejor que algún que otro postre que he hecho.

Hmmm!!!!