Paracaídas de niño y de niña

En esta ocasión traigo algo muy conocido, el paracaídas de juguete, mi padre nos lo hizo a  nosotros cuando eramos niños y hoy he creado dos para Emma. Aun sin ser algo maravilloso, ni novedoso, os lo cuento porque es un modo de ilustrar perfectamente mi máxima: "para que comprarlo si puedo hacerlo en casa". A veces esta máxima no es útil porque los materiales para hacerlo cuestan mas que el producto final y tienes que andar calculando qué te merece mas la pena...Y eso es lo que quiero mostrar con esta entrada.


la típica de Ikea


Mi madre hacia lámparas de Tiffany muy chulas, pero el material que usaba era tan caro que sonaba absurdo comprarlo solo para hacer una lámpara de tanto en tanto. Por eso lo usaba para muchas otras cosas, balanceando el tema con mucho arte (nunca mejor dicho). Y es que mi madre era profesional en esto de economizar sus caprichos y gustos, y los de toda la casa. Nunca faltamos a una fiesta de disfraces con un buen disfraz hecho por ella. De alguien he tenido que aprender, ¿no? (ideas de disfraces económicos aquí)

Hoy veo que eso de hacerlo uno mismo parece algo de museo, algunos nos atrevemos pero muchos me dicen que ellos no tienen tiempo que perder...quizá porque lo pasan trabajando horas extras para pagar lo que yo prefiero crear a mi gusto.

Pues el ejemplo que traigo es el mas alucinante, en ahorro, de lo que he podido encontrar. El paracaídas de playmobil, ahora no está a la venta salvo en amazon  y cuesta unos 10€ + envío. Yo tengo 2 por 5 centimos, lo que cuesta una bolsa del super, y he tardado menos de 10 minutos en hacerlos.

Para hacerte con unos sigue estos pasos:


  • Corta los laterales y el fondo de una bolsa de plástico. Obtienes dos trozos mas o menos cuadrados, tira los laterales (o guárdalos para otra cosa que, las asas pueden venir bien para algo y así reciclas mas ¿o no?).


  • Dobla el resultado en triangulo 3 veces. 
  • El cuarto doblez es especial, pon la punta hacia abajo y pliega un lado sobre el otro haciendo encajar ambos. De modo que el triángulo restante tiene una punta que sobresale por donde debería estar recto.

  • Si te fijas en esta punta sobrante hay un pliegue recto. Corta la punta siguiendo esta marca.

  • Despliega el triángulo y tendrás un círculo mas o menos perfecto. Esto será la tela del paracaídas.
  • Corta 4 hebras de lana (o cualquier otra cosa que puedas convertir en tira, un resto de la bolsa rizado y estirado también puede valer).
  • Haz un nudo sobre otro en un extremo de cada hebra y grápalo al plástico usando el nudo gordo de tope. Repite esto en las 4 hebras.

  • Junta las dos hebras de cada lado y haz un nudo corredizo (o uno normal) en el extremo suelto de cada par.
 

  • Engancha los brazos del playmobil, o cualquier otro muñeco que no sea demasiado grande, en el nudo y tíralo desde un sitio elevado...


Ya puedes preparar tu ejercito de operaciones especiales o llevarlos de paracaidismo donde quieras.

Da gracias de que sea un fondo falso, cariño...Es de bien nacido ser agradecido