window paint ¿Lo habré conseguido?

Cuentos en kamishibai

Como lo prometido es deuda hoy por fin os traigo una herramienta muy útil para contar cuentos:
El kamishibai o teatrillo japones. Hace bastante que os contaba como hacer un teatro de sombras y, en la reseña que hice de este en la página de manualidades del blog, os hablaba del kamishibai prometiendo (o casi) que haría uno.

Antes de pasar al paso a paso os contaré un poco de historia.

Kamishibai es "drama de papel" en japónes, es el modo en que se contaban los cuentos en los templos budistas de Japón del siglo XII, donde se usaban pergaminos con texto e imagen. Resurgió en los años 20, tras la crisis económica, como modo de ganar algún dinero. Lo llevaba en la bici un señor que, o vendía golosinas y lo usaba para atraer a sus clientes, o era un cuentacuentos que se ganaba unas monedas vendiendo golosinas al acabar...Depende del lugar donde lo leáis.
La cosa es que se trataba de una caja de madera donde se exponían unas láminas de dibujos para que el señor de la bici mostrara el cuento que contaba, tras hacer sonar un instrumento ruidoso (carraca o tablitas de madera). Era simplemente un modo práctico de llevar y contar los cuentos.

Sin embargo, cuando te cuentan un cuento con él no ves una caja de láminas, si no una ventana mágica al país de los cuentos. Porque esa es la forma que tiene, de ventana.

Después de investigar un poco en Internet he encontrado varios sitios donde venden el kamishibai de madera y los cuentos en láminas, con texto por detrás, para que puedas contarlos cómodamente. Solo que al bolsillo no le resulta tan cómodo...Ahora puedes encontrarlo en tiendas especializadas alrededor de 37€ con cuento incluido. Lo malo es que, comprando por Internet, no sabes si el cuento te gustará. Ademas no todas las láminas son de dibujos bonitos.
En "sieteleguas" dicen que no es buena idea hacerlo de cartón porque la madera es mas resistente, no se lo discuto, pero el cartón no tiene porqué romperse con tanta facilidad como ellos dicen que hará. De hecho yo trabajo mucho con cartón y aun tengo en perfecto estado juegos que hice para Emma cuando ella tenía 2 años.

La ventaja del kamishibai es que cualquiera puede dibujar su propia historia y contarla. Incluido los niños que solo pintan garabatos, puesto que nadie ha dicho que no exista un mundo en el que el rey Garabato reine sobre garabatitos...o que los principes sean rayones valientes y las princesas coraje manchas de pintura.
Para aquellos que saben leer y escribir (o los que empiezan) es algo muy llamativo de hacer y querrán ser cuentacuentos (leyendo el texto en la última lámina) o escribir su propia historia, con lo que estaremos practicando lectoescritura sin darnos cuenta.
Con el kamishibai se cuentan cuentos maravillosos, quizás, pero lo que si que es seguro es que podemos aprovechar para enseñar valores, hábitos e idiomas. En la próxima entrada, tal y como digo al final, os contaré una historia con la que demostrar esto.
La verdad es que no es mas que el cuento en láminas de toda la vida, que se guardaba en carpetas grandes, solo que para parecerse al japones han decidido meterlo en esa caja de madera tan bonita, mucho mas estética que la carpeta.

¿cómo hacer un kamishibai de cartón?

Ya hemos visto cómo hacer un teatrillo de sombras y cómo hacer un marco de fotos  y es algo muy parecido.

Necesitas: 


  • Cartón duro
  • Tijeras
  • Lápiz
  • Pegamento (rápido o silicona)
  • La primera lámina (aunque no lleve dibujo)
  • Cordel o asa de caja o bolsa.
  • Celo de papel

Desarrollo

He visto en varias webs y blogs cómo se hace un kamishibai de cartón. Y mientras copiaba su sistema me di cuenta de que había un modo mas fácil.
No hagas un teatro, haz una carpeta con ventanas.
El sistema que usan otros es el de hacer un riel detrás del marco, donde se ve la lámina como una foto, para colocar las láminas del cuento justo en el riel...


Yo tenía unas tiras gruesas de las cajas del ikea (muebles nuevos, cartones nuevos) y pensé que serían estupendas para hacer los dos rieles, pero cuando hice uno y lo coloqué en su sitio me pareció algo difícil de pegar y fácil de caer...pero ya encontraría la solución mas adelante...
Había pensado hacer el marco doble para reforzarlo y, si hacía falta, rellenarlo con palillos de brocheta. 



Así que medí y tracé las líneas para hacer dos marcos seguidos con la idea de doblar uno sobre otro.
Recorte por las lineas exteriores del marco, dejando el sobrante del cartón para hacer el asa de la maleta, y al doblar los marcos parecía el lomo de una carpeta con 2 ventanas en las tapas... 

la carpeta con ventanas en tapas


¡¡¡Para qué demonios me voy a complicar la vida haciendo los rieles!!! puedo meter las láminas dentro de la carpeta "ventanosa".
Y eso hice.
Rediseñando las ventanas del interior logré un espacio mas amplio entre los dos marcos, suficiente para doblarlo dejando un hueco para las láminas.
A continuación recorté los bordes interiores y puse los palillos de brocheta sujetándolos con cinta de carrocero (celo de papel que a estas alturas ya lo sabéis de sobra).

palillos para reforzar


Lo gracioso fue que no tenía una regla tan larga como para medir y trazar del tamaño de una din A-3 (29 X 42 cm) así que use el metro, poniendo un pie en un extremo y sujetando con una mano pude dejar la derecha libre para reseguir el borde del metro y hacer la línea...vamos, que parecía yo la Feliciti de ballerina haciendo un "Jete" a ras del suelo o un Zancudo espatarrao, que mi arte en ballet es bastante escaso.
Ahora tenía la carpeta sin nada que la cerrara (ademas de un dolor de piernas muy natural) y recordé que aun me quedaba un trozo de velcro adhesivo. ¡¡Problema resuelto!!, puedo pegarlo con silicona para mayor seguridad (no quiero que se me abra la carpeta en mitad de un espectáculo).

Como quería que fuera fácil de llevar en la parte de arriba de la maleta puse un asa de una caja de un juguete.

recorté la solapa



y desmonté el asa


Solo quedaba ponerla del mismo modo (haciendo unos cortes y metiendo los extremos del asa) en la carpeta de cartón.

las aberturas


las pestañas del asa metidas


el cierre


listo para llevar

Consejos


  • Hazlo para láminas din A4 (folio) porque es lo que mas a mano tenemos. 
  • Haz un "adaptador de marcos", un 2º marco interior, que irá por detrás del que se ve en un color distinto (aunque sea negro). Puedes hacer uno para cada medida que quieras usar. Así usas el mismo "Kamishibai" para todos. Solo tienes que copiar el tamaño del kamishibai en la cartulina, centrar la lámina que quieras usar y trazar su borde en el centro de la cartulina. Recortalo todo y colocalo entre el marco y las láminas.
  • Hay un modo mas rápido de hacer algo similar. Se trata de recortar un cartón a la medida deseada con 4-6 cms extra arriba y abajo para doblarlos hacia atrás y pegar (o mejor grapar) unas tiras de cartón en los extremos. Como en las foto de abajo:
dibuja el marco con su línea exterior e interior

pon la regla por detrás y dobla el cartón sobre ella

Haz rieles 


sujetando los rieles con tiras de cartón

Para acabar...

Aun me faltan algunas cosas, las puertas del frontal, la decoración y las láminas con una historia.
En la próxima entrada os contaré como lo acabo y veréis la primera historia. Creo que escogeré inventar la de los garabatos para que veáis que cualquiera puede hacerlo aunque dibuje como yo de mal (y esa es la 2ª razón por la que lo escojo)...