El magnetismo de una pizarra

Llevaba mucho tiempo queriendo hacer esto para Emma, desde que supe que estas pinturas existían dije: "Emma va a tener una pared como pizarra magnética". Quería que su pizarra fuera del color oscuro de las pizarras, porque es sobre el que mejor se ven otros colores y para que supiera donde empezaba y terminaba el área dibujable.

Viviendo de alquiler no es muy buena idea pintar casi toda una pared con pintura negra porque es muy difícil de cambiar el día que dejas el piso.
Así que pasé mucho tiempo pensando en cómo poder hacerlo sin pintar sobre la pared. Supuse que una tabla de contrachapado era una buena solución pero no tenía manera de sujetar la tabla a la pared y mi marido tardaría un siglo en ponerse a ello. Yo les tengo cierto "respeto" a los taladros, sobretodo después de que mi hermano llegara a casa de la vecina, antes de lo que esperaba, al colgar una estantería.
Parece mentira que fuese mas rápido comprar una casa y mudarse (palabra que no lo hicimos por la pared de pizarra magnética) para poder pintarla sin preocuparse por la pared.
Y hoy es una realidad, en la que Emma puede pintar y "casi" jugar con imanes. Digo "casi" porque la pintura magnética no es demasiado magnética y si mueves los imanes se resbalan poco a poco hasta el suelo. Seguid leyendo y sabréis porqué y cómo evitarlo.


Como animadora turística, profesora de extraescolares, monitora y todas mis otras experiencias con pequeñines se que las pizarras atraen a los niños como a un tonto una tiza, y que el tonto dejaría de serlo porque la pizarra tiene un alto nivel educativo...Lógica-matemática, arte, lectoescritura y trazo, ciencias, emociones, hábitos...todo puedes jugarlo en una pizarra. Por eso quería tenerla al alcance de mi hija, que ya es lista de por sí... ;)
¿Pero qué tiene la pizarra que tanto les gusta? tiene texturas diferentes (tizas ásperas, suavidad/ rugosidad de la pizarra) colores y brillos, creatividad con libertad (pueden desarrollarla pintando lo que quieran porque puede borrarse fácilmente) y si nos descuidamos también descubrirán sabores...
Ahora ya está claro, con una pizarra experimentan, aprenden, y desarrollan, y todas estas cosas les vuelven locos cuando son pequeños.

Aunque la idea empezó hace mucho, no pude ponerla en práctica hasta hace un mes y algo. Para principios de año ya tenía una pintura pizarra que me trajo mi suegra, pero yo buscaba una que ademas de ser pizarra fuera magnética...y seguí buscando.
No se en otros países, ni en otros lugares de España, pero aquí en Lloret lo de encontrar pintura pizarra magnética no es muy sencillo. No se trata de una pintura que tengan en todas las ferreterías.

pintura pizarra bruguer y pintura magnética montó

Me hablaron de una que era magnética solo y que posiblemente la tuvieran en tiendas de pinturas de Lloret. Fui a varias y en ninguna había ni pintura pizarra magnética, ni pintura magnética a secas...Estaba a punto de dejarlo para el miércoles, que es cuando libra Erni y podemos coger coche para ir mas lejos, cuando entré en la última tienda que quedaba de pinturas. El dependiente me dijo que la pintura pizarra magnética en negro es demasiado especial como para que haya en Lloret de mar. No se vende mucho, ni siquiera la magnética, ni la pizarra se vendían demasiado.
También me dijo que la magnética que él tenía, podía pintarse encima con cualquier pintura de la marca que fuera, y que él me la podía remover en su maquina, porque la magnética necesitaba mucho meneo para repartir bien las partículas de hierro que son lo que la hacen magnética. Así que me la llevé. Esta claro que cogí botes pequeños, bueno medianos, era la única medida que tenían.


Después llegó la mudanza, y colocar todas las cosas, lo que me retrasó bastante, pero también me animó a pintar la pared que me diera la gana sin preocupaciones. Y cuando Emma se fue de colonias de P5 aproveché para pintar y sorprenderla al regreso.
Lo primero que os diré es que, para el tamaño de botes que tenía, no hacía falta maquina para removerlo. Puedes hacerlo con la rasqueta y un destornillador. Pasas unos 10-15 minutos dando vueltas de abajo a arriba y listo.
No pude empezar en cuanto ella salió de colonias, pero esa misma noche me senté al sofá con la rasqueta, el bote y netflix y me vi los últimos 30 minutos de una serie que tenía a medias, removiendo la mar de entretenida.
A eso de las 23h empezamos a pintar...aunque parezca mentira mi marido se apuntó a la faena...dio la primera mano de pintura magnética. Creo que mas por la curiosidad de ver cómo era esa pintura que por lo que me animaba a mi a hacerlo.


Como veis en la foto ambas pinturas son al agua, así que las puedes limpiar del suelo fácilmente con la fregona, o una esponja, si no esperas demasiado tiempo y evitas cubrir el suelo.

Estos son los materiales que usé para pintar un fragmento de pared de 1'50 X 1'50 metros.

así queda una vez dada la magnética

Necesitas

  • 2 botes de pintura magnética montó de 0'75cl
  • 1 bote de pintura pizarra bruguer de 0'75cl
  • rodillo de espuma
  • bandeja de pintor
  • rasqueta
  • cinta de pintor
  • destornillador (opcional)
Con la pintura pizarra pintada encima

Desarrollo

  1. Delimita el área a pintar con cinta de pintor (la de siempre, el celo de papel)
  2. Abre el bote de la magnética con ayuda del destornillador y remueve unos 10 minutos con la rasqueta moviendo la de abajo arriba. Puedes acabar de disolver los grumos con el destornillador
  3. Vierte algo de pintura en la bandeja, moja y pinta la pared con el rodillo.
  4. Retira la cinta de pintor, estirando suavemente de abajo a arriba para no arrancar parte de la pintura al hacerlo
  5. Deja secar la primera mano y aplica una 2ª, 3ª... hasta 5ª. (puedes evitar poner de  nuevo la cinta de pintor si no llegas hasta el borde)
  6. Una vez seque la última repite con la de pizarra con la que solo necesitaras 2 o 3 capas.
La 2ª ventaja de estas pinturas es el aroma, apenas huelen, y otra es que secan bastante rápido. Yo pinté con la ventana abierta y a las 5 de la tarde del día en que acabé de pintar Emma pudo disfrutar con unas tizas de los chinos que teníamos por casa.


Pero también tienen algunas desventajas...

  • La pintura magnética no tiene mucha fuerza, en el bote dice "dar de 2 a 5 capas para un buen funcionamiento, dependiendo de la fuerza magnética que deseemos". Bueno, el bote de 0'75 cl me dio para dos capas en la pared que yo pinté y supuse que eran suficientes para que jugara Emma con imanes (no pensaba colgar una estantería, ni nada demasiado pesado) ... pero no lo es. Si puedes dar 5 capas mejor que mejor. Quizá tenga algo que ver el que los imanes no son demasiado buenos y tienen poca fuerza...pero creo que si hubiera dado mas manos se sujetarían mejor.
  • Es caro de realizar, por lo menos para lo que os tengo acostumbrados, la pizarra sale por unos 9€ y la magnética ronda los 17€ (y si quieres un buen imantado tendrás que comprar 2) añade los gastos de rodillo, bandeja, cestitos o cajas (que estos pueden ser cajas de cartón recicladas) y no te sale por menos de 50€ los 2 metros cuadrados de pared. Pero los amortizas seguro.
  • La tiza, después de pintar, no se borra demasiado bien con un simple borrador de pizarras...hay que usar un paño mojado o esponja. Aquí os dejo unas fotillos

borrado con borrador

usando esponja

Ahora quiero ponerle algún adorno en la parte superior de la pizarra para lo que usaré un cartón y tela (pero eso ya os lo contaré en otra entrada) y en un lateral colgaré unos cestitos o cajitas para guardar las tizas, la esponja y... una aspiradora de mano pequeña.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jugar con el universo

Aceptar y respetar a tu hijo

Jugar a deletrear