sábado, 8 de julio de 2017

Casa 2

Fíjate que tontada de título, pero me ha hecho gracia el juego de palabras. No, no hay boda de por medio, solo el fin de una mudanza que me ha tenido en ascuas todo el año, año que también hemos pasado construyendo la casa de muñecas para Emma. Por eso lo del 2, porque eran dos casas las que he tenido que arreglar. Y, aunque la nuestra (la de personas) aun no esta del todo como yo quiero, la de muñecas para mi  hija está terminada. Aunque quiero añadirle alguna estancia mas ya serán añadidas por fuera de la casa...para que se coloquen solo cuando nos parezca necesario y podamos guardarla mas cómodamente. Pero no solo es por que haya 2 casas casi listas, el 2 también es porque este es el 2º artículo que escribo sobre la casa de Emma. En el anterior os conté el principio de nuestro proyecto de dimensiones descomunales, por lo menos para mi. Cómo se nos ocurrió, cómo empezamos, cómo resolvimos los problemas y los dolores de cabeza que nos dio.
Si queréis saber como empezar a construir una casa de muñecas de lo mas económico y de lo mas grande (mas de un metro de alto) podéis encontrar aquí el primer artículo en el que, si no me falla la memoria (y por si acaso lo he comprobado), nos quedamos tal y como en la foto de la derecha, con la casa por decorar y sin plantas (pisos) y el tejado solo esbozado.

¿Qué hacer a continuación?

Decorar la fachada sin gastar un duro

Dibujamos las ventanas y la puerta tal y como las queramos. Puedo aconsejaros dos cosas, mantener el dibujo sencillo y, si no se os da bien dibujar, imprimir el dibujo de Internet, recortarlo y pegarlo donde mas os guste.
Abrir los huecos de puertas y ventanas con tijera y cutter.
A partir de ahí vamos a realzar algunos detalles:
La hoja de la puerta, los bordes de su ventana, los bordes de su detalle, el pomo y el marco, los marcos de las ventanas y sus travesaños.



Para realzar estos detalles usaremos palitos de madera de pincho moruno, palillos de dientes (redondos), papel y cola.

La puerta que hice tiene unos recuadros en su parte inferior, quería resaltar sus bordes y hundir su interior. Para esto:
  • Calqué la hoja de la puerta (la parte que abriría y cerraría) y el detalle de encima de esta en papel vegetal, el del horno para ser exactos. Y la traspasé a otro cartón. Ojo, no lo copiéis girando el papel para que quede el lado copiado del papel tocando el cartón, porque os saldrá la puerta en sentido contrario y no os encajará. El papel vegetal es translúcido, así que dibujar en la cara limpia las líneas que veáis a contra luz y ese lado será el que pongáis tocando el cartón.
  • Recortar la copia, abrir la ventana de la puerta, los rectángulos del detalle que queremos resaltar de la hoja de la puerta y el adorno que irá encima de ella.
  • Pégalo todo sobre la original encajando los detalles unos sobre otros.

  • Enrolla palos de brocheta en hojas de periódico hasta lograr el grosor deseado.
  • Estos palos serán el marco de la puerta. Sujétalos en su sitio con cinta de carrocero.

  • Haz una bola pequeña con papel de periódico o de aluminio y fórralo con cinta de carrocero. Pégalo donde vaya el pomo con mas cinta.

  • Con palillos de dientes haz los bordes de la ventanita de la puerta y de los rectángulos pegándolos con cola blanca sin diluir, o con pegamento rápido o silicona (si tenéis suficiente pulso como para que no queden bultos a los lados)
Una vez seco te quedará como en la foto


Para las ventanas usé solo papel y cola diluida en agua porque se me ocurrió hacerlas curvas por arriba, y eso no hay palillo que lo haga...


Después, para unificar, asegurar y, sobretodo, para que no se vieran irregularidades en las uniones de palillos etc cubrí todo con papel de cocina y cola blanca aguada (aquí puedes ver las proporciones de cola y agua, ademas de cómo hicimos la escalera de caracol para la casa). Cubre con una bolsa grande por debajo de la fachada porque la cola diluida gotea mucho y se te quedará el resto de la casa de cartón hecho una marranada.

Cuando acabe de secarse tendrás algo parecido a esto:


Cuidado cuando llegues a la puerta, hay un problema que tendrás que tener muy en cuenta para evitar el desastre:
Hay que cubrir de papel y cola los bordes, tanto del marco como de la hoja de la puerta. Si lo dejamos secar tal cual se pegaran unos con otros y la puerta no se abrirá fácilmente, habrá que rasgar o usar "bisturí".  Yo puse un taco de papel forrado de celo plástico para mantenerla abierta puesto que el plástico se despega sin problemas de la cola blanca.


Una vez que esté seco todo podrás pintarlo como mas te guste...o como mas le guste a tus hijos. Te recomiendo pintarlo primero de blanco, aunque sea diluido, porque el tono marrón cartón desluce los colores. Yo usé pintura acrílica lidl porqué quería probarla. No era cara y cubría mejor pero aun así se ve diferencia entre el amarillo de la fachada y el azul del cuarto interior (tengo que decir que era azul diluido, porque se me acabó la pintura blanca, y pensaba darle otra mano en azul). Si queréis saber cuál es mi opinión sobre las acrílicas podéis leerlo aquí.


Y hasta aquí la decoración de la fachada. Voy a publicar varias entradas con el tema de la casa porque intenté hacerlo todo en la misma y cuando ya lo tenía todo, salvo la última foto, y solo faltaba subir esta y publicar...al volver de hacer la foto se había borrado todo salvo la última frase...en la que pude leer "ale, a escribirlo todo de nuevo, guapetona, ajo y agua" aunque no recuerdo haberlo escrito así. ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario