sábado, 15 de julio de 2017

Actividad con la que disfrutaréis estando tranquilos

Estaba cansada de correr por casa, jugando a cosas que se la ocurrían a ella, tirarme por el suelo para jugar a las muñecas y fuera llovía todavía. No podía bajar la guardia porque volvía a sentarse al pc o la tele a ver youtubers que la gustan o a jugar a roblox u otros videojuegos...
El reto era pasar un rato tranquilas, sentadas juntas, charlando y disfrutarlo. ¡¡¡Reto superado!!!.
Si queréis saber cómo, o con  qué seguid leyendo.
Cuando trabajaba en miniclubs este era un taller muy pedido, tanto por niñas como por niños. Y pasábamos mas de una hora y media entretenidos y charlando de todo un poco. Y creo que por eso, precisamente, era tan pedido. Por la charla, por recibir atención y por ver que me interesaba por ellos.
¿Acaso no es lo mismo que buscan nuestros hijos?.
Aquella tarde ya eran casi las 8 y pìco y os aseguro que llevaba casi todo el día haciendo cabriolas para esquivar el pc o la tele. Yo ya no podía mas y ella estaba mas fresca que una rosa, parecía no ir a cansarse nunca.
Así que ataqué con toda la artillería pesada. Ya estábamos empezando a cambiar de juego y aproveché para coger unas cajas de cartón (las de preparado para brownies, pero vale cualquiera) y recortarlas dejándolas sin un lado. A lo misterioso, sin decir para qué, ni qué estaba haciendo. Emma se acercó curiosa y conseguí su atención que era todo lo que necesitaba.
Lo mejor es hacer lo juntos, porque eso es lo que quiere, pasar el rato contigo. No le pongas a trabajar solo porque lo dejará. Quédate con él, trabajar en esto los dos y charlar de vuestras cosas. Verás que tu hijo es mas interesante, y mas listo, de lo que pensabas. Disfruta de este rato porque te gustará.


Sal de tiza

Consiste en colorear la sal con tiza y llenar, con esta sal pintada, un recipiente.

Materiales

  • 2 Cajas de cartón
  • Sal
  • Tizas
  • 2 Vasos de plástico transparente
  • Tijeras
  • Plastelina (o cartón y pegamento rápido o silicona)

sentaos cómodamente, jajaja

Desarrollo

  1. Tumba una caja boca arriba y recorta la parte superior, te queda como una caja sin tapa
  2. Si aun tiene los 4 laterales en su sitio corta el mas largo para facilitar el acceso.
  3. Repite lo en la otra caja 
  4. Pon un poco de sal en estas cajas "sin tapa" (pellizco grande)
  5. Prepara 2 tizas de cada color en la mesa para que podáis escoger cual usáis libremente, sin que tenga que pedírtelos cada vez
  6. Sentaos cómodamente y poned música de fondo.
    Tapa de cartón
  7. Empezad a pintar la sal pasando la tiza por encima. Cuanto mas tiempo pintéis la sal mas vivo saldrá el color.
  8. Una vez que acabáis un color, usando la misma caja, verterlo por la esquina en el vaso. Si lo tenéis inclinado hará montañita en un lateral del mismo, y si no quedará una capa plana en el fondo. escoger lo que mas os guste o ir combinándolo.
  9. Seguid poniendo pellizcos de sal en la caja, pintando con otro color y metiendo lo en el vaso hasta que este lleno o se canse.
  10. Para cerrarlo cubrir el borde con una plancha de plastelina apretada contra los bordes del vaso y contra la sal. No dejéis huecos vacíos o se mezclará. Si se cansa antes de llegar al tope podéis rellenarlo de sal blanca o hundir la plastelina hasta donde llegó la sal y apretarla a la pared de vaso que la queda por encima.
    Tapa de plastelina
  11. Si no queréis usar plastelina podéis copiar el borde del vaso en un cartón antes de ponerle sal y recortarlo un poco mas grande. Al acabar hacer varios cortecitos de fuera a dentro del círculo de cartón y doblarlos para arriba. Pon pegamento rápido en el lado exterior de los cortecitos del cartón y mete el cartón con cuidado empujándolo hasta la sal pegando los bordes a la pared del vaso.
resultado en vaso de plástico
Esta actividad es de lo mas barato y pueden hacerla desde los 3 años. Os diré algo evidente, recordarles que la sal, una vez pintada, no se come. Porque se que les encanta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario