sábado, 17 de diciembre de 2016

Qué hacemos con las emociones

"Cuando yo era niña lo de hablar de emociones o sentimientos era tabú, o eras un nenaza, o un llorón, pero casi nunca era algo bueno."
Algo así comentaba en otro artículo que escribí hace poco, sobre los celos y sus consecuencias. Cómo es algo que afecta mucho a mi hija, porque es muy sensible, quise saber algo mas, sobretodo qué puedo hacer yo para ayudarla correctamente.
He ido buscando en internet, en la biblioteca, en la prensa...charlando con amigos y familiares y, poco a poco, voy haciéndome una idea de este tema en el que estoy tan pez.
Se qué son pero ¿las entiendo suficiente como para ayudar a mi hija? ¿es correcta mi forma de actuar ante sus momentos duros? ¿Me toma el pelo al llorar?.

En los años 70-80 los niños eran tomados como pequeñas bestias salvajes que había que domesticar, afortunadamente para ellos (y para nosotros también que, por lo general, no nos gusta ser domadores para nuestros hijos) eso está cambiando. Solo nos queda aprender sobre las emociones.
En el blog hemos hablado sobre porqué lloran los bebes y niños de hasta 3 años aproximadamente (extensible a los que pasan de esa edad), de respetar sus gustos, intereses y opiniones y sobre entender sus ritmos, que son una razón para que lloren, sin que sepas porqué, cuando son demasiado pequeños (y no tanto).
Pero las emociones no son solo llorar.

QUÉ SON LAS EMOCIONES

Definición del diccionario.

Esto dice la Rae (Real Academia Española)

"Del lat. emotio, -ōnis.

1. f. Alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática.

2. f. Interés, generalmente expectante, con que se participa en algo que está ocurriendo.
"

Ricardo Soca dice en sus libros "La fascinante historia de las palabras" "Nuevas y fascinantes historias de las palabras":

"Una emoción es un movimiento del alma o del ánimo, algo que nos sacude o nos ‘con-mueve’. La palabra aparece registrada en español desde el siglo XVII, cuando llegó del francés émouvoir, que denotaba ‘emocionarse’ o ‘conmoverse’, pero en realidad, su uso no se generalizó hasta el siglo XIX. El verbo francés provenía del latín emovere --formado por ex ‘hacia fuera’ y movere--, que significaba ‘remover’, ‘sacar de un lugar’, ‘retirar’, pero también ‘sacudir’, como suele hacer la emoción con nuestro ánimo." (sacado de la web elcastellano.org)

Y qué dice la ciencia


Las emociones humanas han estado en estudio desde la Grecia clásica, Sócrates, Aristóteles y los filósofos estoicos (seguidores de Zenon de citio fundador del estoicismo) enseñaban a la gente sobre el dolor y el placer, puesto que el exceso de uno de estos afectaba a la razón humana...
Si quieres saber mas de la historia sobre el estudio de las emociones aquí te dejo unos enlaces:

  • Eumed.net  es un equipo de investigación especializado en el estudio de las consecuencias económicas y sociales de Internet. Promueve el uso social y educativo de Internet.Y entre otras cosas ofrecen cursos y abundante material educativo multimedia referido especialmente a la Economía y las Ciencias Sociales. Y está reconocido oficialmente por la Junta de Andalucía y localizado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga, España.
  • wikipedia en este enlace podréis leer sobre la historia de las emociones
  • wikipedia en este otro enlace encontrareis los estudios de james-lange, ambos simultaneamente, pero de modo independiente, plantearon la misma hipótesis sobre el origen, naturaleza y transmisión de las emociones, afirmando que la corteza cerebral interpretaba los estímulos sensoriales que recibía mediante el sistema nervioso autónomo, causando respuestas fisiológicas. Es decir, que algo externo al cuerpo provoca un efecto visceral en la persona y este efecto lleva consigo un comportamiento que depende de cómo interprete el cerebro la señal que recibe de las neuronas.
Queda demostrado así que los sentimientos no son una tontería, si no un tema de ciencia anatómica y psicológica que afecta a todos los sistemas, el respiratorio, el circulatorio, el nervioso, afecta también a los músculos...

Los psicólogos han tratado de clasificar las emociones, tarea ardua, ya que hay algunas como los celos, que son una combinación de varias. Aquí os pongo una lista, con la explicación resumida, de lo que encontré en "psicología y mente" (no conozco la web, así que lo que viertan en ella, es cosa de ellos).

  • Básica o primaria: en respuesta a un estímulo. Son 6, aunque un reciente estudio demuestra q son 4: triste feliz miedo e ira.
  • Secundarias o complejas: mezcla de primarias, se sienten tras sentir las primarias. Son causadas por normas sociales o morales
  • Positivas: las que te hacen sentir bien
  • Negativas: nos hacen sentir mal, pero son adaptativas (nos hacen buscar una solución)
  • Ambiguas: no nos hacen sentir ni bien ni mal
  • Estáticas: las que sentimos por el arte
  • Sociales: las que necesitan de otra persona para ser sentidas.
  • Instrumentales: las que se finge sentir para un objetivo o interés
Aunque generalmente se agrupan en dos ejes, el de bienestar/malestar y activación/relajación (enfoque bidimensional) o al menos esto es lo que he encontrado en la mayoria de los lugares.

enfoque bidimensional

La palabra "negativo" implica algo malo, y no me parece adecuado usarla para emociones.
Entiendo que las positivas son positivas porque nos hacen sentir bien, y las negativas todo lo contrario, pero ¿por qué es malo sentir pena, ira, celos, ...? es algo que va con el ser humano ¿cómo si no vamos a empatizar? la empatía es muy importante para tener relaciones sociales sanas, y qué ocurre si no tenemos emociones "negativas", si no las expresamos...poco a poco nos convertimos en una pequeña bestia salvaje  a la que hay que domar. Entonces ¿son malas estas emociones? para nada, ya lo dije antes en el artículo de los celos, las emociones no son malas, lo que si puede llegar a ser malo es aquello que nos hacen hacer. Si no sabemos de emociones podrán adueñarse de nosotros y perderemos totalmente el control de nuestro cuerpo (tanto con las "negativas" como con las positivas)
No saber controlarnos, no poder evitar comportamientos peligrosos, violentos o simplemente hablar sin pensar, nos llevará a situaciones cuanto menos incómodas. En eso estamos todos de acuerdo. Por eso llamar a algunas emociones "negativas" no es correcto bajo mi punto de vista. Pero no se me ocurre otro nombre mejor, así que nos conformaremos con el que tienen.
Todas las emociones (positivas o no) pueden descontrolarnos y convertirse en negativas. Imagina que vas por la calle y te encuentras a un tipo adulto, corriendo por la carretera en contra dirección, los brazos levantados y gritando "¡¡¡yujuuu!!!" ¿qué pensarías de él? exacto, ¡¡¡Borracho!!! (mas aun si es verano y estas en lloret...ejem). A lo mejor es que su novia le ha dicho que SI, o acaba de oír que ha sacado una muy buena nota en la selectividad o...le han dado el trabajo, igual el tipo está tan contento, tan feliz, que se olvida de ti, que le observas, y de los coches que vienen y van. ¿Es un comportamiento aceptable? para algunos puede que no, a mi no me parece mal que la gente demuestre su alegría por la calle, pero no me gusta que se pongan así mismos, y a otros, en peligro. correr por la carretera, contra los coches, no es lo mas inteligente. Así que si, todas las emociones pueden tener comportamientos negativos.

Por eso es tan importante saber de emociones, hay que saber controlarlas, y no me vale el sistema que usaban cuando yo era niña (que probablemente aun se use) de:
-"como llores te daré una razón para que llores de verdad"
¿¡Qué pasa, que cuando lloro porque me siento mal, porque estoy triste...es llorar de mentira!?, ¿¡que no te basta con verme llorar, que aun me quieres pegar!?...¡¡¡Pero que les pasaba a los padres de entonces, que eran tan insensibles!!!, NADA, que no querían ser nenazas, ni llorones, que no querían que dijeran que les "tenías calados", que tenían que evitar sentirse tristes y tu les hacías llorar solo con verte, ¿cómo te sientes tu cuando tu niñito llora? a mi me da pena, mucha pena. no solo porque alguien llora delante mio (que ya me afecta bastante), es que ademas es mi niñita. Ellos no podían permitirse el lujo de hablar de corazón a corazón. ¿O si?
Pues la verdad es que si, ¿qué importa lo que opine el resto si tu hijo es feliz y crece en un ambiente emocionalmente sano?. Ademas serían de lo mas modernos porque justo en esas décadas aparecían nuevas técnicas sobre el control de las emociones y nuevos trabajos psicológicos en este ámbito, que resolvían problemas de las anteriores. Entonces había mas tecnología para medir y analizar, empíricamente, los resultados de estudios psicológicos que la que pudo haber en otro tiempo.
El tema de las emociones humanas ha estado bajo estudio desde la Grecia clásica, y seguirá estando lo porque es asombroso el poder que ejercen sobre los seres humanos.



Desde hace tiempo (alrededor de la década de los 70-80) un grupo de psicólogos vio los resultados de años y años de esconder emociones, de vivir como si tenerlas te hiciera débil, de educar como si no existieran...y se enfrentaban a los problemas causados por esta razón. Las emociones son parte de la psique y de todo el cuerpo, puesto que llegan a generar compuestos químicos que afectan a nuestro organismo.
Estos psicólogos descubrieron que aguantándonos no eramos todo lo felices que podíamos ser y que ya era hora de liberar al ser humano, de enseñarle que sentir nos viene bien, y que podemos evitar los malos comportamientos y convertirlos en una ayuda inestimable. Estos psicólogos se centraron en los efectos que tenían las emociones y en cómo prepararnos para ellos.
Conocer como reacciona nuestro cuerpo ante estas emociones es útil para entender porqué hacemos lo que hacemos y cómo prevenirlo para, en caso necesario, cambiar la reacción y comportarnos de un modo mas cívico. Esto es en definitiva la inteligencia emocional, convertir la desventaja en ventaja, que nuestras emociones jueguen a nuestro favor.

Tener emociones es inevitable, y no a todos les afecta de igual modo, porque entra en juego la experiencia de vida y el carácter. Lo que a unos les da un susto de muerte a otros les da risa, si quieres comprobarlo queda con amigos para ver "Scream"...
Hablando de experimentos, os contaré uno que hicieron que me llamó la atención.
Para explicar el funcionamiento de las emociones y cómo afectaban a estas los gestos y expresiones, hablaban de los actores, los buenos actores, que son capaces de sentir una emoción sin que les afecte de verdad (también lo mencionan en el vídeo de Punset). Han aprendido qué gestos son los que se relacionan con una u otra emoción y los reproducen en el momento adecuado. Así su cuerpo reacciona a la emoción que buscaban sin tener que sentirla realmente. Pero ¿Cómo es esto posible? el gesto se da una vez que el cerebro interpreta el estímulo externo recibido, por lo tanto ya esta sintiendo la emoción. La razón es tan sencilla como que no es una calle de única dirección, va tanto del cerebro al resto del cuerpo como del cuerpo al cerebro. Me explicaré mejor, el recorrido conocido era el cerebro interpreta y ordena, a las partes del cuerpo afectadas, una acción (reacción), pero también puede hacerse al revés: el cuerpo gestualiza, el cerebro entiende este gesto y pone en marcha todo lo demás. Y para probar esto hicieron este experimento:
Citaron a varias personas y las pidieron que rellenaran un cuestionario sujetando un boli con la boca. Unos lo tenían que sujetar con los labios apretados y otros con los dientes. (imagen abajo)

clica en la imagen para ir al sitio de la explicación
Así que contestaron con un gesto perteneciente a emociones distintas, unos casi de enfado y otros simulando una sonrisa. Sus respuestas se vieron afectadas por el estado de ánimo.

Supongo que así es cómo funciona la inteligencia emocional, es decir, no parece difícil cambiar la emoción que sentimos, basta con saber cuando nos hace falta cambiarla, y tener voluntad para ello.
Así que seguimos necesitando conocerlas para tener claro que gestos corresponden a cada una.
Probablemente los adultos ya sabemos esto porque tenemos suficiente experiencia sobre emociones, mas sabe el diablo por viejo que por diablo, pero muchos no sabemos cómo evitar que nos dominen, ni cómo evitar que dominen a nuestros hijos, al igual que tampoco sabemos entenderlos a ellos en el momento en que esto ocurre.
El mayor impedimento que tenemos para hacerlo es el estilo de vida que llevamos, tan rápido que apenas nos da tiempo a respirar, y ademas esperamos que todo sea así de rápido: el camarero que nos sirve el café, el conductor del coche de delante-¿qué hace para ir tan lento?-, el niño al que le ordenamos algo que no cumple ipso facto. Pero, ¿qué pasa si van mas despacio?, Nos enfadamos, nos ponemos como energúmenos, oye, que manera de reaccionar mas modélica. No lo puedo evitar, cuando algún coche no me deja pasar en un paso de peatones...soy como una leona rugiendo. Y llevo a Emma de la mano, como buena madre, así que me ve perder los papeles y gritar al conductor...y eso es lo que aprende, que cuando algo no va como uno espera hay que ponerse echa una fiera.
Emma no quiere que mamá juegue con otros niños en ese momento y, como mamá lo hace, ella se pone echa una fiera. Y yo, en vez de pensar en cómo se siente y porqué reacciona así, pienso en que no es el comportamiento que quiero de ella y debe corregirse YA. Es la velocidad con la que vivimos la que no nos da tiempo a pensar con calma las cosas y el ansia por obtener lo que queremos.
Si yo fuera mas inteligente, emocionalmente hablando, seria capaz de preocuparme por cómo se siente Emma y no esperar que se comporte en el mismo momento en que la ordeno, como solución aplastante, "Emma, cálmate!". Habría averiguado qué emoción la inunda y dado con una solución mil veces mejor (que no sería difícil). Pero, lo siento Emma, mamá no es muy diestra en esta habilidad, aprendió erróneamente cómo solucionar el tema emocional. Siempre pensó que eso de "clases de inteligencia emocional" era una pequeña estafa, un modo fácil de sacarle dinero a los papás... pero si de humanos es errar...(si sabéis cómo acaba, ya sabéis lo que me toca) y para empezar a corregirme os pongo un vídeo de rtve: Mr. Punset (como no) entrevista a Daniel Goleman (entre otros) sobre este tema. Y como decía mi madre en el parque (y en esto no se equivocaba) "si queréis beber, id a la fuente" y eso he hecho.



Lo se, es un vídeo un "poco" largo (mas por la velocidad de punset al hablar que por otra cosa) pero muy interesante. Responde muchas dudas sobre la inteligencia emocional y aporta nuevos datos que hasta ahora desconocía:
  • Las emociones se dan en la misma área cerebral que el aprendizaje, suceden en el mismo sitio.
  • Las emociones afectan al aprendizaje porque nos desconcentran. (es evidente pero no lo pensé antes)
  • Las emociones negativas bloquean la mente de los niños. (Y la de los adultos, qué demonios!)
  • El estado anímico de la embarazada afecta al feto tanto que hasta se nota cuando es adulto.
  • El amor es la mejor ayuda que podemos darle a nuestros hijos, porque sentirse querido hace que seas mejor persona, hace que te sientas persona 10.
  • Somos muy lentos corrigiéndonos,  ¿necesitamos 10 años para cambiarlo?
Según el vídeo, aquellos con mayor inteligencia emocional, son mas felices y triunfan mas en todos los ámbitos de la persona, quizá hasta llegan a sentirse realizados aunque todo esté en su contra.

Si la inteligencia es la capacidad de resolver problemas, no somos muy inteligentes cuando, en vez de resolverlos, nos ponemos como leones a rugir. Yo tengo facilidad de encontrar recursos donde no los hay pero no cuando mi cabeza, en vez de pensar, ruge. Me desconcentro con facilidad. Está claro que si saber gestionar bien las emociones es bueno para Emma, también lo es para mi.
Creo que probar no cuesta nada y daño no la hará, pero qué pasa si solo aprende el niño a gestionar las emociones...Yo creo que sirve de poco si en casa ve un comportamiento diferente, creo de veras que los padres también deberíamos ser un poco mas inteligentes emocionalmente para ayudar de verdad a nuestros hijos a conseguirlo.
ahora se que es bueno que seamos capaces de sacar ventaja de nuestras emociones o, por lo menos, impedir que sean una desventaja, pero...
¿Qué puedo hacer para ayudarlo y mejorar yo?¿cuál es el precio?

Me veo casi obligada, por la extensión del artículo, a convertirlo en dos. La 2ª parte vendrá con ideas, sobre qué podemos hacer para ayudarles con las emociones. Así que no te lo pierdas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario