viernes, 14 de agosto de 2015

Sobre crianza y educación

En un artículo anterior hablé de hábitos, y comente algo sobre el tema del sueño del bebe o niño.
Es gracioso lo mucho que nos preocupamos a veces por algo, simplemente por desconocimiento, y llegamos a obsesionarnos con ello. Lo malo es cuando nuestra obsesión se convierte en un suplicio para nuestros hijos y para nosotros mismos. El caso es que tratándose del descanso y la alimentación de los niños no queremos correr riesgos, porque eso afecta a su crecimiento físico y cerebral, y nos olvidamos a veces de que también influye sobre su comportamiento.


si, lo digo como si nos olvidaramos de la solución, porque su comportamiento es la 1ª pista que nos indica que algo va mal. Si nuestro pequeñ@ no muestra problema alguno de comportamiento (no se duerme en los rincones mientras juega, no va como agotado de fuerzas, no llora por todo incluso lo que no es para llorar como cuando está irritable y susceptible...) entonces no hay ningún problema. Antes de que comiencen los problemas de salud (por cansancio o nutrición) suele haber una etapa de incomodidad en la que no nos encontramos en nuestro mejor momento.
Si esto no se da en el niño entonces, ¡¡¡está como una rosa!!! deja de agobiarte con si come o no, con si duerme 12 u 8 horas de noche o... ¿A ti te gusta que te calculen las horas que has dormido?, ¿se lo harías a tu pareja? "cariño vete a dormir que ya son las 23h y mañana no rendirás en el trabajo"
Carlos Gonzalez (pediatra y escritor) pone un ejemplo muy bueno en uno de sus libros, habla de lo preocupada que está una pareja desde que son uno mas en la familia y de los esfuerzos que hacen para que se duerma a su hora...después de una larga lista de ocurrencias entre las que sale poner la valla infantil para impedirle salir y cerrar con llave su cuarto describiendo lo mal que lo pasan con los lamentos, gritos, lloros y frases como "¿Por qué me hacéis esto?" piensas que los padres están desesperados y que su hijo es un pequeño dictador...y, cuando estás apunto de llorar por los pobres padres sufridores te desvela que en realidad, este "nuevo" en la familia, es un señor de 85 años, padre de uno de ellos. Entonces cambias de opinión y crees que los malos de la historia son la pareja que maltrata al anciano...acaba con una frase lapidaria mas o menos así "¿si se lo haces a un niño está bien pero está mal si se trata de un adulto?"


Lo mismo pasa con la comida, si no tiene mas gana, que no se acabe el plato. No es el fin del mundo y no hay porque inflarle a cosas "raras" para su organismo como polvos de vitaminas, hierro etc en un batido o un actimel para sus defensas o...
Dejemos les ser personas, que escojan su ropa (si es muy pequeño ponle dos o tres conjuntos de entre los que escoger para que no se aturda) que se laven solos (revísales sin que se note) deja que se unten la crema solar y ayudaros en la espalda mutuamente (momento que aprovechas para repasar con la excusa de que te ha sobrado o que aun le queda blanco en algún lado)...Descubrirás que la vida es mas fácil y alegre y que podéis hacer las cosas mas rápido si las hacéis entre dos.
Cuando cuidaba niños me decían muchas veces "vístelo siempre en su habitación" ¿por qué? ¿está mal que se vista viendo la tele? el problema no es que vea la tele, si no que lo vista yo...Mi hija y yo nos vestimos a la vez en el sofa con los dibujos, si hace falta la ayudo porque estoy al lado pero ella va haciendo sola lo mismo que yo (pantalones, camiseta, zapatos...) claro!! empezamos mucho antes que si se lo hiciera yo todo pero ella se siente mejor, yo cumplo mi misión como madre (que no es otra que ayudarla a crecer y valerse por si misma) y ambas llegamos a tiempo a todo lo que nos proponemos. Ahora que el madrugón es el madrugón jajaja.
Otra escritora pediatra Rosa Jové en "dormir sin lágrimas" nos explica a la perfección cómo funciona el tema del sueño en todos sus ámbitos, incluso fisiológico, psicológico.
No voy a mentir, yo me preocupaba demasiado hasta que la leí. Mi niña no se dormía por la noche me pasaba horas y horas acunándola, dándola el pecho, poniendo música de taichi  y todo parecía funcionar pero pasados unos días dejaba de hacerlo o se despertaba en cuanto me iba de la cama...necesité información para saber que ella no tenía ningún problema y que el problema lo tenía yo porque necesitaba que ella me diera un respiro de una vez...y me costaba entender que ser madre es estar con ella incluso cuando duerme y que los respiros los tienes cuando se los pides por favor ("cariño, me das un momento que necesito hacer una cosa?"). Ahora lo hago, y tengo tiempo de escribir en el blog y de ir a ducharme tranquilamente, claro ya tiene 4 años recién cumplidos pero llevo haciendolo desde hace tiempo, cuando tenia casi 3.

No hay comentarios:

Publicar un comentario