domingo, 22 de febrero de 2015

carnaval 3



La aventura del vestido de Bella

Cuando mi hija vio la peli "la Bella y la bestia" de disney, se enamoró del vestido de Bella, el amarillo con el que tiene la última cita con Bestia antes de que Gastón intente matarlo.
Llevaba tanto tiempo diciendo que en el cole tenían disfraces, que ella quería el de Bella pero que no se lo podía poner (supongo que porque no lo tienen), que sabía que me lo pediría para carnavales.
Pensé en comprar tela amarilla en el mercadillo o en mercerías del pueblo, y confeccionarlo desde cero...jajaja, como si fuera a tener tiempo, y tuviera máquina de coser, y supiera coser con máquina...
En vez de eso (y porque no encontré tela) compré en los chinos un vestido de veranito de mi talla, amarillo, un sujetador infantil del mismo color (porque el escote de este era mas parecido que el del vestido), pantys, un retal dorado en una tienda de creación de cortinas y una cinta dorada para adornar. "Solo" me quedaba transformarlo como pudiera...

Creí que sería fácil, unirlo todo y listo, pero el vestido tenía la parte superior fruncida con hilo de goma, temía que si cortaba como si nada el fruncido que me gustaba se deshiciera. Así que hice costuras "caseras" (ni soy costurera, ni nada parecido) al lado de las costuras "originales" para evitar ese percance y corte el largo sobrante por encima del hilo de goma, "todo controlado" me dije, pero para nada...a continuación cosí el sujetador o bikini infantil al vestido y luego cosí encima, con hilo negro para resaltarlo, una cinta dorada para adornar, romper la monotonía amarilla del conjunto y tapar la costura espantosa con la que uní ambas partes... Ahí la cagué, "todo controlado", claro, salvo que el elástico que necesitaba para estirar y meter la cabeza de Emma como en una camiseta se estropea si la costura del adorno no es la de fruncir.
Una vez cosido quise probárselo, pensando que se pondría contentísima, pero entre que arrebujé lo que sobraba de fruncido y la goma del bikini en la costura de unión (por no querer coser demasiado) y que el elástico ya no era elástico, no hubo quien metiera la cabeza. ¡A REPETIR!
En la 2ª ocasión descosí el adorno y lo cosí de nuevo manteniendo estirado el elástico mientras lo cosía a modo fruncido (arriba y abajo siempre hacía adelante) para que respetara el hueco de la cabeza. Pero... la falda no empezaba donde debía empezar, le faltaba de largo y empezaba bajo el pecho, en cuanto pusiera el "esqueleto" de alambre se vería raro. ¡A REPETIR!.
En la 3ª vez lo descosí TODO, corté la goma del bikini, cosí de nuevo el trozo que la había quitado antes al fruncido y recosí, con mucha mejor costura, (la práctica hace al maestro) todas las partes, incluso la cinta de adorno que seguía disimulando la unión...el vestido estaba acabado ¡¡¡Por fin!!!. Y yo tenía los dedos como E.T. "mi casa, teléfono" solo que yo ya estaba en mi casa y no podía apretar los botones de mi móvil por lo insensibles que tenía la yemas de los dedos.


Lo demás no me costó tanto, solo pensar cómo lo convertiría en lo que yo necesitaba, lo malo es que, una vez metida en faena, me vinieron muchas ideas a la mente y tuve que decidirme.
La forma de la falda es posible porque el vestido es de mi talla, así que tiene suficiente tela para ensanchar por debajo. como veis en las fotos intentamos hacerlo con alambre pero unir los aros con lana (para que se pudiera encoger si se sentaba) no sirvió, no tenía consistencia suficiente como para sujetarlos en su sitio y se balanceaban adelante y atrás haciendo que se tropezara. Lo Hicimos también todo de alambre pero era demasiado duro y ella necesita libertad de movimientos y comodidad en ellos. Al final nos quedamos con un tutu largo que funcionó perfectamente.


Como os habréis fijado ya, los adornos (a parte del que tantos quebraderos de cabeza me dio) brillan por su ausencia. Me quedé sin tiempo así que hasta el cierre eran imperdibles. pero, con una tela de tul naranja o un trozo de tutu anaranjado, podemos añadir unas cintas alrededor de la falda y unos detalles dorados como el broche que sujeta el fular al escote del vestido...

Ella quedó super contenta, incluso se dejó peinar, que normalmente es imposible conseguirlo...jajaja.
Causó sensación en la calle y eso que estaba por acabar. Si queréis saber mas detalles ir a manualidades y talleres

No hay comentarios:

Publicar un comentario